jueves, 31 de mayo de 2012

Ante el Régimen Represor: La Movilización Popular


En las últimas semanas hemos sido partícipes de una nueva escalada de la represión del gobierno de Lobo-Hernández, estos hechos coinciden con el despertar de las movilizaciones en todo el país. La multitudinaria movilización a nivel nacional del 19 de Marzo, las recuperaciones de tierra en el Valle de Sula, la gran movilización del 1 de Mayo, y por último la movilización del 17 de Mayo, son indicios de la necesidad de las masas de retomar las calles como expresión de protesta y alternativa ante la ofensiva neoliberal del Gobierno.

A medida que el movimiento popular retoma la agenda de lucha y plantea jornadas de movilizaciones nacionales o acompañamiento en las luchas gremiales, el régimen demuestra su verdadera faz de represor y protector de los intereses del gran capital, es a este punto que se acaban los discursos de conciliación y unidad, lamentablemente, este despertar de las movilizaciones no termina de ser lo suficiente para enfrentar al gobierno, quien, al encontrarse preocupado del surgimiento de la lucha frontal, acude a las típicas medidas de represión, persecución y violación de los Derechos Humanos.

Estas medidas de represión y persecución se ven reflejadas en el apresamiento de más de un centenar de campesinos y campesinas en las recuperaciones de tierras en el municipio San Manuel, Cortés, la represión a las comunidades misquitas, los asesinatos de los camaradas Edilberto Solano, Erick Ávila, Santos Alberto Domínguez, Miguel Ángel Barahona, la persecución anti-sindical, la ofensiva privatizadora de los recursos naturales, la expulsión de Erlin Gutiérrez y Kely Núñez estudiantes de la UPNFM. Estos hechos nos hacen entender que el régimen no está dispuesto a ceder el poder de manera fácil, y que además de eso, está dispuesto a defenderse con todas las armas que tenga a la mano y las que el mismo imperialismo está dispuesto a proporcionarle. 

Para oponernos a esta fuerza represora solo nos queda una salida: la movilización de las bastas masas explotadas, pero esta movilización no puede mezclarse con los intereses de caudillos burgueses y burócratas sindicales y magisteriales, que buscan lavarse las manos desde las tribunas, con discursos de “socialismos democráticos”. No, Debe ser parte de un proceso de concientización de las masas, para comprender quienes son nuestros enemigos y enemigas, sus agentes dentro de nuestras filas y sus objetivos de explotación y dominación.  

Para retomar la movilización hace falta camino que recorrer. Y es que, aunque los golpes del régimen de Lobo-Hernández son cada día más fuertes y que comienza a resurgir voces que llaman a la movilización y que retoman los métodos de la clase obrera para enfrentar al salvajismo del capitalismo semicolonial, este proceso de despertar debe luchar por romper el cerco burocrático y oportunista de la dirección del FNRP y las centrales obreras, que inundan nuestras luchas de ilusiones electoreras con discursos victoriosos y promesas de gobierno. 

Lo que está planteado es retomar la movilización o seguir enfriando la lucha con promesas de campaña, no estamos dispuestos a esperar hasta el 2014, para enfrentar la ola neoliberal y los planes de hambre y miseria, porque es precisamente hoy que nuestro pueblo está padeciendo los efectos de la barbarie capitalista, es hoy que están siendo asesinados nuestros y nuestras compañeras de lucha, es hoy que nuestras hermanas y hermanos campesinos necesitan la tierra para trabajar, es hoy que se está expulsando a nuestras y nuestros camaradas de lucha por protestar en contra de las medidas privatizadoras de la educación pública, es hoy que se está entregando la soberanía de nuestras tierras para proyectos de explotación, es hoy que se están privatizando nuestros recursos naturales, porque todo eso pasa hoy, es por lo que debemos luchar desde ya. 

Luchar desde ya implica un verdadero proceso de organización y articulación del movimiento popular, la elaboración de un programa de lucha que incluya las demandas, exigencias, denuncias y reivindicaciones de todas y todos, acompañado de un plan de lucha nacional en contra del Gobierno continuador del Golpe de Estado. Para que eso se materialice desde el Partido Socialista de los Trabajadores proponemos retomar el acuerdo de la Asamblea Nacional del FNRP “Mártires Campesinos del Aguán” de convocar y realizar un Encuentro de Luchadores y Luchadoras. Creemos además que es necesario canalizar todo el descontento de la población hondureña en la realización de un Paro Cívico Nacional, con características más allá de la movilización, hablamos de retomar la memoria histórica de nuestro movimiento popular a través de tomas de puentes y carreteras con paralización de centros de trabajo. Este acuerdo debe ser retomado por el FNRP, las centrales obreras, los colegios magisteriales, la plataforma de sindicatos públicos, las organizaciones feministas y LGTB, las comunidades indígenas y afrodescendientes, los gremios estudiantiles y el pueblo organizado en general.