jueves, 24 de enero de 2013

25 de enero día de la mujer Hondureña

Por Kely Núñez

El día de la mujer hondureña se celebra en conmemoración a una conquista democrática alcanzada por las mujeres: el derecho al sufragio pero a  pesar de que hace medio siglo la mujer vía ley logro los derechos a la ciudadanía y a la vida política, en la actualidad  no ha significado una mejora en su condición de vida.


Antecedentes Históricos

Este logro histórico de las mujeres en Honduras no se da de manera aislada, se da al calor de diferentes movilizaciones de mujeres en distintas partes del mundo a finales del siglo XIX e inicios del siglo XX y específicamente, la década de los 50’s; en el plano nacional, la lucha de las mujeresa se vio marcada por el triunfo de la huelga bananera de 1954.  El tema del sufragio femenino fue presentado varias veces, como anteproyecto de ley, en la cámara legislativa hondureña, la primera vez fue en 1894, luego 1924 , es después de la década de 1940 que la organización de la mujer gana fuerza, se crean las primeras organizaciones de mujeres por la lucha de sus derechos políticos y profesionales durante la época de la dictadura de Tiburcio Carias Andino; entre 1932 y 1948  jugaron un papel fundamental participando de las manifestaciones de mujeres en contra de la dictadura.

Terminada la dictadura el movimiento sufragista femenino se organiza y nace en 1951 la  Federación de Asociaciones Femeninas de Honduras (FAFH)quienes se enfrentaron a debates parlamentarios que giraban en torno a dos argumentos centrales: uno que establece que el lugar de la mujer esel hogar y que, por tanto, no puede ni debe  inmiscuirse en asuntos políticos; y el otro, esta relacionado con el  hecho de que la violencia característica de la vida política hondureña volvía doblemente proscrita la participación de la mujer en ella. El diputado Dionisio Gutiérrez afirmóque el sufragismo femenino no descansa sobre ningún principio natural ya que la sagrada e importante misión de la mujer está en el hogar doméstico,  donde  puede prestar mejor servicio a la patria, edificando la virtud en el corazón de sus hijos. Finalmente, durante el gobierno de Julio Lozano Díaz ygracias a la presión de las mujeres organizadas y a la huelga bananera de 1954, la mujer conquista el derecho al voto en 1955.

Situación política de la mujer hondureña

Se dice que después de 1955 la mujer pasó de la esclavitud doméstica a la participación política, ahora las mujeres pueden elegir y ser electas. Pero realmente ¿fue suficiente la aprobación de una ley, para que la mujer trascendiera al plano político? La conquista de 1955 no eliminó la discriminación, marginamiento,  y opresiones de las mujeres, al contrario, estas continúan vigentes. Para el periodo 2010 - 2014, el porcentaje de mujeres electas como alcaldesas fue del  6% en todo el país, como regidoras tenemos sólo el 22.4% ;en el Congreso Nacional solamente el 19% de las diputaciones son ocupadas por mujeres, lo que significa 25 diputadas frente a 103 diputados.

Ahora preguntémonos ¿Tenemos todas las mujeres las mismas posibilidades? Recordemos que las mujeres que están ocupando los cargos públicos políticos pertenecen al sector burgués del país y representan los intereses económicos de un grupo social, éstas votan continuamente a favor de las leyes que mantienen a la clase trabajadora y sobre todo, a las mujeres trabajadoras en la miseria, producto de la opresión y explotación del sistema.

Existe una verdad ineludible y es que todas  las mujeres no constituimos una clase social: o somos proletarias o somos burguesas ya que no son las mimas condiciones de vida para una mujer rica que para una campesina o una obrera; debemos ser capaces de ver ante nuestros ojos un sistema inhumano que nos divide entre explotados y explotadores (tanto hombres como mujeres).

A pesar de esta gran frontera de clase, hay quienes  piensan que la solución mágica seria llevar al poder a más mujeres dentro del estado burgués, es así que en muchos países se ha depositado la confianza en mujeres para que éstas gobiernen pero la realidad es que ellas únicamente  responden a los intereses de la burguesía y no de la clase trabajadora.

Tal es el caso de Costa Rica con Laura Chinchilla, donde tan sólo durante el 2009, las mujeres en este país fueron las más afectadas por el desempleo y donde los ataques al plan fiscal por parte de este gobierno, no deja muchas esperanzas para las costarricenses, ni mucho menos para toda la clase trabajadora. En Argentina, con Cristina Kirchner, a quien los argentinos le depositaron todas sus expectativas por dos veces consecutivas, se manifiesta en contra de una de las principales reivindicaciones democráticas de las mujeres: La legalización del aborto seguro y gratuito, a sabiendas que en este país hay hasta aproximadamente 500 mil abortos por año (de manera ilegal) muriendo por esta causa aproximadamente 100 mujeres,  principalmente de la clase trabajadora; a esto hay que sumarle los salarios y trabajos precarios de las
trabajadoras argentinas.En Brasil, bajo el gobierno de Dilma Roussef, de los 97 millones de mujeres en el trabajo, existe solo una minoría con trabajo asegurado.

En nuestro país muchas mujeres y hombres ven la luz en la candidata a la presidencia Xiomara Castro por el partido LIBRE, pero al igual que su partido ésta no presenta un programa real ni para las mujeres ni para la clase trabajadora, precisamente porque  dicho partido no tiene una propuesta clasista ni socialista. Desde su origen, LIBRE ha sido un partido policlasista que abiertamente ha dicho que respetara  la propiedad privada: causa principal  de la sobreexplotación y  opresión de la mujer. Preguntémonos ahora, ¿Cómo en países gobernados por mujeres, se pueden dar estas condiciones para las mujeres?  Esto es porque por encima de los sexos, gobierna la misma clase que nos oprime y explota. Necesitamos un cambio de poder de clase y no de género.

¿Qué debemos hacer las mujeres para disputarle el poder a la burguesía? Tal y como los demostró la conquista del año 55 cuando se conquistó el derecho al voto, sólo la organización férrea y la movilización como herramienta principal podrá llevar a las mujeres a su plena emancipación . Desde el PST- LIT-CI creemos fielmente que las mujeres trabajadoras deben estar organizadas junto a su clase, en contra del gobierno, en contra del sistema capitalista. Las mujeres y hombres proletarios debemos luchar bajo un sólo programa de lucha que incluya las reivindicaciones de las mujeres. Bajo el capitalismo las mujeres nunca lograremos nuestros derechos plenos, ni ese será el futuro que le esperara a nuestros hijos,  como mujeres todo el poder debe ser para nuestra clase, la clase trabajadora. Debemos luchar por la construcción de un
partido revolucionario que dispute el poder a la burguesía uniendo nuestras  luchas con hombres que al igual que nosotros participen de un proyecto para liberar la sociedad del yugo capitalista e imperialista.