martes, 22 de enero de 2013

Adónde va la Empresa Nacional Portuaria

Por el SITRAENP

Luego del golpe de Estado de 2009, el gobierno Lobo-Hernández, por consejo de los distintos organismos de crédito,profundizó, mediante su proyecto de Visión de País y su Plan de Nación, las políticas neoliberales en nuestro país.Gracias a este proyecto el gobierno impulsó, entre otras cosas, la creación de una Comisión para la Promoción de la Alianza Público-Privada (COALIANZA) con el propósito de privatizar las empresas más rentables del estado, entre ellas: la Empresa nacional Portuaria (ENP).



La importancia de la ENP va más allá de sus números

La ENP es responsable de la administración de cuatro puertos en el país, incluido el de Puerto Cortés, quien prácticamente concentra un 90% del tráfico marítimo que, sumado a la tecnología empleada y a su eficiencia operaria, sigue siendo el principal puerto de Centroamérica.

En la última década la ENP ha realizado transferencias ordinarias a la administración central por un orden de L. 2,100 millones. En el año 2004, por concepto de impuesto sobre la renta, la empresa transfirió L. 150 millones. Asimismo, las municipalidades donde operan los puertos se han visto beneficiadas al recibir de la ENP L.434 millones de 2003 a la fecha.

Los ingresos de la ENP crecen en un 7% anual. En el año 2000 el ingreso fue de L. 596 millones y en el 2011 de L. 1,374 millones, lo cual señala un considerable crecimiento pese a la ausencia de un plan estatal de desarrollo de los puertos, que aproveche las bondades geoestratégicas sobre todo de Puerto Cortés, con el objeto de beneficiar a los hondureños.Estas cifras dan cuenta de la importancia de la ENP y del beneficio que le otorga al Estado de Honduras. Sin embargo, el gobierno no ha mostrado interés en conservar esta empresa, por el contrario, todas sus políticas han sido orientadas a colocar la ENP en manos del capital privado.

Finalmente, por nuestra ubicación geográfica, los puertos de Honduras siempre despertaron el interés de las fuerzas extranjeras; de modo que al problema administrativo ahora planteado por las políticas económica, habrá que añadirle el problema geoestratégico que involucra a la región entera.

El gobierno privativa al ENP

En Honduras conocemos dos modalidades de privatización. La primera de ellas tiene que ver con la venta de activos del Estado a una entidad privada; la segunda, implica concesionar total o parcialmente un servicio estratégico a un empresario que aparece como aliado y salvador de los bienes del estado. Esta última modalidad es la que el gobierno ha aplicado a la ENP.

El proceso de privatización de la ENP encuentra  fundamento en la Ley de Asociación Público Privada y la Ley de Promoción de la Inversión donde “se instruye a COALIANZA lleve a cabo las acciones que permitan la gestión, seguimiento,construcción, ampliación, supervisión, operación y mantenimiento de las infraestructuras portuarias destinadas a laTerminal Especializada de Contenedores y Carga general del puerto marítimo de Puerto Cortés que son propiedad de la Empresa Nacional Portuaria” 

Estas acciones se realizan conforme a fideicomisos que la ENP percibe de entidades financieras privadas de capital nacional e internacional, quienes a cambio reciben derechos concesionales sobre los puertos.  Recientemente el Banco Interamericano de Desarrollo BID decidió apoyar  el “Programa de modernización y ampliación de Puerto Cortés (HO-L1037)”,  advirtiendo que la viabilidad del proyecto estriba en el uso de recursos concesionales con la garantía del país. El costo total del programa asciende a $225, 415,000.00.

Nuestra propuesta


La empresa Nacional Portuaria ha demostrado a lo largo de su historia que su sistema descentralizado es una solución para el manejo de los puertos de Honduras. En ese sentido, un programa de ampliación y modernización de Puerto Cortés con el financiamiento del BID se debe realizar sin el uso de intermediarios privados, en el marco de los órganos administrativos de la empresa y la participación activa de los trabajadores.

Desde el PST hacemos el llamado al movimiento popular hondureño y al pueblo en general, a prepararse para la lucha en defensa del patrimonio del pueblo. Hasta hora el Sindicato de la Empresa Nacional Portuaria SITRAENP ha desarrollado campañas de denuncia, y se ha movilizado en defensa de la ENP, pero esta batalla no la podemos librar aisladamente: es preciso unificar a los sindicatos públicos y todos las fuerzas sociales para enfrentar al régimen y su política
privatizadora de ganancias y socializadora de pérdidas. Solo la lucha y la unidad nos permitirán defender lo que es del pueblo. El SITRAENP hará lo suyo desde su trinchera y demás espacios de lucha.