viernes, 22 de marzo de 2013

UPNFM: ¿Universidad pública o privada?


Por Kely Núñez

El pasado 06 de diciembre de 2012 en reunión ordinaria  de Consejo Superior Universitario de la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán UPNFM, máximo organismo de toma de decisiones de este centro educativo,  se aprobó una serie de actualizaciones al plan de arbitrios, publicado de manera oficial en la gaceta el 2 de marzo del presente año. Dicho reglamento no había sido actualizado desde finales de 2004 y responde a la continuidad de una aplicación sistemática de medidas arbitrarias en contra de la educación pública  por parte del grupo que maneja la universidad.



Es precisamente después de esta última aplicación que se siembra más la duda sobre si la UPNFM puede seguir considerándose una universidad pública. Es bueno aclarar que desde hace mucho tiempo la UPNFM inició un proceso de privatización caracterizado por: a) La reducción de cupos, especialmente en el pregrado. Datos del Banco Central de Honduras indican que, de 2010 a 2011, la población estudiantil pasó de 9,428 a 7,991. b) El incremento del costo de los servicios que presta la universidad, los cuales se fueron por los cielos con el nuevo plan de arbitrios,  que van desde la matricula, servicios bibliotecarios hasta derecho  a práctica profesional II, ha sido mayor al 50% y otros que costos que no existían ya fueron creados; c) Con el desfinanciamiento de la universidad, lo más afectados han sido los estudiantes, particularmente los de sistema a distancia que, además de pagar una matrícula más elevada, deben autofinanciarse asignaturas que implica el pago de docentes; d) En los últimos años hubo un incremento
de los “programas especiales” que ofrece la FUNDAUPN, instancia encargada de encaminar el proceso de privatización a lo interno de la UPNFM. Estos programas desde luego son privados; e) La exclusión de los más pobres del acceso a la educación superior por medio de la aplicación del examen de admisión, que cada año reduce cupos, arrojando a los excluidos a los famosos rapiditos o bien a las universidades privadas.

Ahora cabe la pregunta ¿Cómo es que las autoridades de la UPNFM tienen todo el camino libre para aplicar estas medidas? Primero se aseguran de tener un sistema de gobierno totalmente antidemocrático donde el sector menos involucrado son los estudiantes. En la máxima instancia de gobierno universitario sólo existen siete votos para los estudiantes contra treinta de las autoridades. En la actualidad, los estudiantes apenas ostentan cuatro de los siete curules que les corresponden. Por otro lado, con la aprobación y aplicación del régimen académico en 2005 se aseguran de intervenir, reprimir y destruir al movimiento estudiantil, coartando cualquier intento de organización estudiantil independiente de las autoridades.

En los últimos años hemos visto como las autoridades de la UPNFM han hecho alianza con la Asociación de Universidades Privadas de Honduras ANUPRIH (mejor conocido como G19), en la defensa y promoción del anteproyecto de Ley para la Educación Superior. Con este anteproyecto se pretende  privatizar por entero el sistema de educación superior. Ante este panorama la organización estudiantil se encuentra ante un inmenso reto que pasa por la reagruparse, de modo independiente de las autoridades, hacer prevalecer las consignas de autonomía estudiantil que le han sido arrebatas y despertar el ánimo de lucha que por hoy se encuentra dormido en la comunidad estudiantil producto de todas estas medidas.