martes, 6 de agosto de 2013

Ante proyecto de Ley de Educación Superior y Encuentro Nacional de Estudiantes Universitarios

Engels Vladimir López
Estudiante de Sociología y Trabajo Social, de la UNAH

Desde hoy contamos para el país una vergüenza menos y una libertad más. Los dolores que quedan son las libertades que faltan. Creemos no equivocarnos, las resonancias del corazón nos lo advierten-, estamos pisando sobre una revolución, estamos viviendo una hora americana. (Manifiesto de Córdoba: 1918)

Introducción

Los lineamientos pedagógicos del sistema educativo público de un país, representa para un determinado sistema político el motor de su reproducción material en todo el tejido social de una determinada sociedad. Reproducción material que se encuentra tipificada por dos variables concatenadas que se diferencian por mantener el estatus quo existente y otra por la crítica de ese estatuto quo. Las relaciones sociales en lo interno de una sociedad estarán regidas por la estructura del sistema educativo; como un mecanismo ideológico de dominación o como mecanismo de emancipación social (Althuser; 1943). El sistema educativo como mecanismo ideológico de dominación -haciendo referencia a Antonio Gramsci- es el aspecto que permite crear una Hegemonía Cultural (socialización de normas y principios de una determinada clase social) encaminada a mantener intactas las estructuras de dominación política-social de una determinada clase política en el poder; es decir, el sistema educativo como mecanismo de sometimiento y esclavitud moderna (Fredick Hayek; 1956). El trasfondo del ante proyecto de ley no se reduce a una mera abolición de la autonomía por parte de la UNAH, sino que su trasfondo es meramente ideológico- político, mas allá de la lógica mercantil de la educación, en la actual coyuntura de crisis sistemática del Sistema Capitalista en su fase Neoliberal.

Educación Superior, Globalización y Crisis del Sistema Capitalista


Los proceso de acumulación de capital en nuestros pueblos del tercer mundo han transcendido los parámetros de los Estado-Nación, y en la actualidad ese proceso se alinea a los intereses de acumulación del capital supranacional (Carnoy; 2010).
En esta nueva lógica  la acumulación de capital en manos de las grandes transnacionales norteamericanas  y europeas, consecuentemente ven la educación, el conocimiento científico, la comunicación y la información simbólica, como las mayores fuentes, más importantes de productividad y ganancia en el contexto de la globalización neoliberal (Marginson;2011). La cultura de la educación se desarrolla bajo el ideal de las decisiones racionales conllevadas por el individuo de una manera autónoma, con el objetivo de maximizar su bienestar individual, en detrimento de lo público y del Estado como ente principal de desarrollo de todo el sistema educativo nacional. Las transformaciones en relación con el capital y el trabajo en el mundo globalizado, ha traído consigo la pérdida de autonomía por parte del Estado en las instituciones de Educación Superior, dicha perdida cohesiona una “Sociedad del Conocimiento” sociedad contemporánea de la nueva economía y la globalización (Marrow; 2012). La sociedad del conocimiento conlleva a que las universidades se vean sumergidas en la “Universidad del Mercado Global”, la que estipula dos lineamientos de patronos institucionales; SUPERLIGA son aquellas universidades que orientan su función a la investigación para socavar los problemas sociales y las universidades que adoptan el patrón del MODELO DE EXPANSION CAPITALISTA (Castell; 2005). Dentro de esa lógica, el Ante Proyecto de Ley de Educación le apuesta a la segunda variable, a la profundización del modelo capitalista mediante la exclusión del sistema educativo, la privatización de los servicios educativos, la descalificación de la mano de obra para que esta labore en los centros industriales sin necesidad de pagar salarios gustos, prestaciones etc., incrementado la plusvalía del sector productivo que tanto se necesita en la actual crisis del sistema capitalista. La crisis del sistema capitalista actual; dicta nuevas normas de homogenización educativa universitaria, las cuales se orientan a la reproducción del capital monopolista, mediante el incremento de la plusvalía.

Inconstitucionalidad del ante proyecto de ley de Educación Superior


El Ante Proyecto de Ley de Educación Superior, es un ante proyecto que goza de todas las normas jurídicas
“INCONSTITUCIONALES” que emanan del Estado de Honduras y de la reglamentación interna de la UNAH, ya que se violentan los artículos, 156 y 160 de la Constitución de la República y  los tratados vinculantes del Estado hacia organismos como la ONU y la UNESCO, que establecen que es la Universidad Nacional Autónoma de Honduras la  encargada de Organizar, Dirigir y Desarrollar la educación superior del país;  como un bien social publico encaminado a darle respuestas a la problemática
social en todas sus dimensiones, mediante la investigación científica y la vinculación de la UNAH con la sociedad, lo cual está estipulado en La Ley Orgánica de la UNAH. Con el ante proyecto de ley esta nomenclatura se agota y se instaura un nuevo régimen legislativo y administrativo que trae consigo el surgimiento de nuevas estructuras de educación superior, encaminada al otorgamiento de autonomía a las universidades privadas y el acceso de las mismas al presupuesto de la UNAH.
(Véase el Ante Proyecto de ley; 2013)

¿A que obece y quienes impulsan este ante proyecto de ley?

El fraccionamiento  y la crisis de hegemonía de la clase burguesa de nuestros país y la ruptura que se produce en el seno de la misma, después del golpe de estado  y el arribo al poder de Pepe Lobo, a traído consigo el surgimiento de una nueva clase dirigente, económica y política que intenta controlar los diversos medios de producción del país, con el objetivo de consolidar su poder y su influencia en las esferas públicas, políticas, culturales y económicas, prueba de ellos es la aprobación de La ley fundamental de educación, Ley de Minería, Ciudades Modelos, Golpe jurídico a la Corte Suprema de Justicia y La Ley para la Venta de Bienes Nacionales, Ley Hipoteca; son aspectos que muestra la homogenización y la proliferación de esta nueva clase dirigente perteneciente al ala de Juan Orlando Hernández y Pepe Lobo. La crisis de
hegemonía es, entonces, una crisis del Estado y de las formas de organización política ideológica y cultural de la clase dirigente, las cuales mediante su reacomodamiento permite que surja una nueva clase dirigente, dominante y hegemónica (Antonio Gramsci; 1923).

Dichas leyes aprobadas, son aspectos esenciales para el desarrollo integral de las naciones hoy en manos del capital privado extranjero, de la incipiente clase burguesa que surge en Honduras y de los consorcios monopolista imperiales representados en el  BM, FMI, AID y OCDE. Dicha clase y organismos ahora arremeten con la aprobación en el Congreso Nacional de una nueva Ley de Educación Superior  que tiene como objetivo ubicar a la educación superior en los tres momentos históricos del sistema capitalista en su fase neoliberal: a la economía de mercado, a la formación de mano de obra
calificada y a la competitividad laboral, manteniendo intacta otros elementos como la estructura básica de la organización, política, económica y social del sistema político actual (Enrique Barahona;2013). Aspectos que socavan el carácter crítico, reflexivo y científico de los estudiantes mediante una nueva “Hegemonía Cultural” que pretende la impregnación de nuevas normas y valores encaminadas a la lógica del mercado y no el conocimiento científico al servicio de la población, sino para una reducida elite económica nacional e internacional.

Esos tres momentos históricos estipulados en el Ante Proyecto de Ley en sus “Considerandos” son inherentes a la lógica del sistema neoliberal enmarcada a la mercantilización y la privatización de la educación mediante procesos de mercado que solo sirve para seguir reproduciendo los cánones culturales del actual sistema, aboliendo los principios sociales de la educación y el fin de la misma en el estudio científico de la sociedad para socavar los problemas que aturden al pueblo hondureño. No se ve a la educación como un bien social, sino como un bien mercantil.

El impacto del ante proyecto en el pueblo hondureño


Según fuentes internacionales como la CEPAL (2012), el 70% de la población hondureña vive en pobreza y el informe educativo del PNUD (2012) resalta que de ese 70%, solo un 2% de la población está ingresando a la universidad y solo el 0.5% se está graduando. El impacto se verá en una polarización aun mayor y la proliferación de la exclusión educativa, ya que no será el estado mediante la UNAH quien dirigirán el sistema educativo, sino que este estará en manos de la empresa privada, lo que trae consigo una inminente alza en los servicios estudiantiles en lo interno de la universidad; matricula, pago de
laboratorios, pago por adicionar y cancelar clases etc., aspectos que ya figuran en la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán UPNFM. La abolición del estado de toda la esfera educativa en la praxis ha resultado nefasto, los ejemplos de chile, España, Canadá, Portugal nos muestran las consecuencias y el impacto en la sociedad. Para la globalización neoliberal la educación es gasto, y para controlarlo hay que recortarlo en el presupuesto y abolir al Estado
de la escena educativa” (Mejía J.: 2006; 97).

¿Qué hacer ante la tentativa de la privatización de la educación pública?

El estado hondureño vive una crisis  en su conjunto, la cual se procesa también a nivel de la sociedad civil, donde las clases dirigentes tradicionales se revelan cada vez más incapaces de dirigir toda la nación partidos y al gobierno. La repercusión de la crisis en el conjunto del Estado puede provocar, de esta manera, el desplazamiento de la base histórica del Estado  y la supremacía del capital financiero... y en nuestros países periféricos, de los agentes más o menos directos del imperialismo. Ante esa crisis y el deterioro del sistema de partidos en nuestro país, como estudiantes universitarios nos vemos en la necesidad de Convocar al Primer Encuentro de Estudiantes Universitarios ENEU el 6 de septiembre en San Pedro Sula, el encuentro estará en marcado por la defensa de la educación pública, gratuita, inclusiva, laica, de calidad, humanista y científica al servicio del desarrollo integral de nuestro país. Bajo la siguiente temática:

1.    Crear un plan de lucha nacional; Se pretende la homogenización y reestructuración del movimiento estudiantil hondureño, en sus vertientes de educación media y universitaria en conjunto con sectores organizados de la sociedad creando una plataforma estudiantil Contrahegemoníca que ponga en jaque las estructuras de dominación del país, un plan de lucha heterogéneo que ponga en jaque los apetitos de la clase política de aprobar el ante proyecto de ley y abolir el proyecto de Ley Fundamental de Educación, como también el repudio de la comunidad estudiantil hacia dicho proyecto mediante movilizaciones masivas en todo el territorio hondureño los próximos meses.

2.    Elaborar una contrapropuesta de ley de educación superior: Conscientes de la necesidad de una nueva ley que responda  a los intereses de la población hondureña, bajo los lineamientos de una ley que garantice el desarrollo humano y social de todo el sistema de educación superior conservando el carácter autónomo, incluyente, público, gratuito y laico, humanista del sistema de educación.

3.    Pliego de peticiones al gobierno central y a las autoridades administrativas universitarias: Estipulando al
gobierno el pago a la universidad del 6% del presupuesto nacional y que desista de la aprobación de ese ante proyecto y que respalda la ley que se aprobara en el marco del encuentro, como también que cese la criminalización del movimiento estudiantil y la represión por parte de este Estado policía.