viernes, 20 de diciembre de 2013

¡Luchemos por un aumento general de salarios!

El día 12 de diciembre la ministra de la presidencia María Antonieta Bográn juramentó la Comisión Tripartita encargada de negociar el incremento al salario mínimo. Esta comisión fue integrada por la cúpula del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (COHEP), los dirigentes de las Centrales Obreras (CTH, CGT y CUTH) y Jorge Bográn, titular de la Secretaría del trabajo, quien asistió en representación del gobierno.


La negociación no tuvo las dilatorias de años atrás y hubo que esperar apenas una semana para que los representantes de la patronal y el sector trabajador pactaran, de forma inédita, las variaciones salariales para los siguientes tres años. La firma de este incremento se produjo en conferencia de prensa la tarde del 19 de diciembre y pareció la culminación de una jornada plena de concordia y entendimiento entre el trabajo y el capital.

El acuerdo aprobado por la Comisión Tripartita proyecta un incremento salarial de L. 412 para el 2014, L. 465 para el 2015 y L. 503 para el 2016. En resumen, se espera que el salario mínimo promedio que hoy se sitúa alrededor de los L. 7,007, ascienda en 2016 a L. 8,388. Esto en el caso de aquellos trabajadores que laboran en el sector industrial y en el sector servicio. De otro lado están los obreros que laboran en el sector agricultura, silvicultura, caza y pesca, quienes percibirán un salario de L. 5,114 en el 2014, apenas L.243 más que 2013. Una historia aparte se escribe en el rubro de la maquila, cuyos porcentajes de ajuste fueron negociados en 2012 y tienen validez hasta el cierre de 2014.

En Honduras, la canasta básica tiene un costo superior a los L. 8,000, y la misma no incluye otros gastos de primera necesidad como vivienda, salud, educación y transporte. Así las cosas, con el incremento salarial recientemente aprobado el pueblo trabajador jamás alcanzará condiciones dignas de existencia, a lo sumo seguirá llevando una vida cargada de presiones económicas.

Sólo los empresarios nacionales y extranjeros, los banqueros, los terratenientes y los maquiladores tienen razones suficientes para sentirse satisfechos con este tipo de acuerdos, pues saben que seguirán enriqueciéndose a costillas de los trabajadores.  También se beneficia el próximo gobierno de Juan Orlando Hernández, quien durante largos tres años hará oídos sordos al reclamo popular por mejores salarios. Igualmente se beneficia la burocracia sindical de las Centrales Obreras que bajo la mesa habrán negociado su presente y su porvenir a cambio de prolongar el hambre y la miseria del pueblo hondureño. Quien pierde nuevamente con estos salarios de subsistencia es el pobre, el obrero, el trabajador y el campesino.

Desde el Partido Socialista de los Trabajadores (PST) rechazamos ese pírrico aumento salarial ya que solo con el nuevo impuesto sobre venta lo absorbe,  por eso llamamos a todos los trabajadores a construir una nueva dirección de las Centrales Obreras y los que se reclaman representantes de los trabajadores, para romper esa práctica conciliatoria con la patronal; llamamos a luchar por un aumento general de salarios propuesto por las bases obreras; exigimos un congelamiento del precio de la canasta básica y de todos aquellos servicios de primera necesidad; llamamos a oponernos al salario diferenciado exigiendo igual salario para hombres y mujeres; llamamos a luchar por el combate al desempleo reduciendo la jornada laboral a 40 horas por semana y así contratar más gente sin menoscabo del salario; llamamos a luchar para que la patronal cumpla con el salario mínimo y porque se garantice la organización de los trabajadores y que estos puedan defender libremente sus derechos y conquistas.


   Tegucigalpa M.D.C. 19 de diciembre de 2013
Comité Ejecutivo del Partido Socialista de los Trabajadores


Contáctenos en nuestra página web:  www.psthonduras.org
                           Correo electrónico:  contacto@psthonduras.org
                                           Teléfono:  33565920