viernes, 28 de marzo de 2014

Comunicado del PST sobre la elección del nuevo Comisionado Nacional de los Derechos Humanos



La reciente elección del nuevo Comisionado de Derechos Humanos deja varias lecciones al Pueblo hondureño.
  1. Todo fue una burla. No se puede confiar en la “apertura” de este gobierno.

Muchas personas y organizaciones de la “sociedad civil”, confiaron ingenuamente en que los diputados títeres que Juan Orlando tiene en el Congreso Nacional seguirían un proceso “democrático y transparente” en la elección del nuevo CONADEH, o al menos cuidarían las apariencias siguiendo sus propias reglas, aprovechando la mayoría mecánica que hacen cachurecos y liberales en el poder legislativo.
La práctica demostró que dicho proceso solo fue una farsa que encubría sus verdaderas intenciones y que los dipu-titeres de JOH ni siquiera ocultan su desprecio por la opinión del pueblo hondureño.
Algunos indicadores presagiaban ese resultado:
  1. las organizaciones defensoras de derechos humanos, obreras y populares fueron excluidas del proceso de selección y solo participaron partidos políticos, en su mayoría pro gubernamentales;
  2. Las preguntas y la conducta de la comisión especial durante las “audiencias” claramente tendían a favorecer a los candidatos y candidatas conservadores y golpistas;
  3. fueron excluidos de la terna (“lista corta”) enviada al Congreso varias candidatas y candidatos que tuvieron los mejores desempeños en las audiencias, e incluyeron a candidatas(os) que pese a haber tenido baja calificación, fueron incluidos por gobiernistas.
El resultado fue la imposición de un golpista declarado, sin mayor experiencia, formación ni interés en el área de derechos humanos, pero con la “virtud” de ser servil del Partido Nacional, con lo cual la población hondureña prácticamente seguirá indefensa frente a los abusos y represión gubernamentales. Eso significa que no podemos confiar para nada en los diálogos, procesos “transparentes” o procesos de negociación que emprenda este gobierno.
  1. JOH cierra su círculo de poder

Con esta selección el gobernante cierra el círculo de instituciones sometidas a su voluntad, respaldada por la alianza cachureca-liberal, vale decir, la Corte Suprema de Justicia, el Ministerio Publico, el Tribunal Superior de Cuentas, el Tribunal Supremo Electoral, el Consejo de la Judicatura, la Procuraduría General de la Republica, la cúpula de las Fuerzas Armadas y ahora con broche de oro cierra con el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos.
De esta forma, el régimen concentra más poder que ningún otro gobierno lo ha hecho en la historia reciente de Honduras, lo cual constituye una amenaza para las libertades democráticas que aún nos quedan en el país.
  1. AL PAC resulto ser una estafa

En esta oportunidad el Partido Anti Corrupción evidencio de que esta hecho. Aunque muchas personas que dieron su voto por este partido no esperaban que en tales circunstancias votara junto al Partido Nacional y el Liberal en un asunto de tanta trascendencia, solo dos de los 17 diputados de ese novel partido no se plegaron a la aplanadora cachureca-liberal (uno por abstenerse y otro por estar ausente de la sesión). De esta forma, el PAC demuestra que es otro partido burgués similar a los tradicionales, una estafa para quienes votaron por él, por lo que llamamos a sus bases a romper con este antes de que sean víctimas de otra decepción similar.
  1. LIBRE se conforma con el derecho al pataleo

El balance no puede ser completo sin caracterizar el rol de LIBRE. Esta organización participo de principio a fin en el proceso, pero fue evidente que a su interior se dieron contradicciones entre un sector que avalo reglas inaceptables de las Audiencias, como no hacer preguntas sobre el papel de los candidatos y candidatas en el golpe de Estado de 2009, mientras que otro sector no las aceptaba. Esas discrepancias llegaron al punto de casi liarse a puñetazos en el recinto legislativo. Sin embargo, lo importante aquí es que, como partido, su dirigencia no denuncio el proceso ni llamo a romper con este, como lo hizo valientemente el Dr. Juan Almendarez Bonilla. Su silencio cómplice se complementó el día de la elección del Comisionado con el abandono de la sesión del Congreso en pleno debate por parte de su coordinador nacional, Manuel Zelaya Rosales, cuando era injustificable que lo hiciera.
Al final, como ya acostumbra hacerlo, LIBRE ejerció el derecho al pataleo sin que pasara a más, porque es sabido que dicho partido y el FNRP que dirige, teniendo la capacidad de movilizar a miles de sus bases, mantienen una política de desmovilización permanente del movimiento popular, permitiendo a JOH hacer lo que quiera, sirviendo sus tímidas protestas en el Congreso en la práctica como aval de lo que ahí se aprueba.
  1. Necesidad de una Asamblea Nacional Constituyente

La ruptura de toda formalidad democrática en el país, la imposición del poder concentrado en JOH y el papel de comparsas que juegan los partidos de centro-derecha como el PAC y de centro-izquierda como LIBRE, vuelven necesario que el Pueblo hondureño exija la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente originaria, que construya un Estado obrero y popular en el que la democracia sea real y no una ficción como ocurre en la actualidad.

Dado en la Ciudad de Tegucigalpa, M.D.C. a los 28 días del mes de marzo de 2014

Comité Ejecutivo del Partido Socialista de los Trabajadores (PST-LITCI)