miércoles, 2 de abril de 2014

¡Por el derecho de las mujeres a decidir! ¡Despenalización de las PAE YA!

Secretaria de la Mujer

Nuevamente se abre en la sociedad hondureña el debate sobre el uso, distribución y comercialización de las PAE (Pastillas Anticonceptivas de Emergencia), actualmente prohibidas mediante acuerdo ejecutivo del 21 de octubre de 2009. Desde el Partido Socialista de los Trabajadores nos mostramos totalmente a favor de legalizarlas. 



Los principales argumentos de los grupos ultraconservadores y sectores religiosos fundamentalistas es que las PAE son abortivas y atentan contra el derecho a la vida que defiende la Constitución de la República. Y es que Honduras es parte de los 68 países (25,5%) que prohíbe en su totalidad el aborto, cuestión con la que estamos totalmente en desacuerdo. Estos grupos  aprovechan para desinformar y mentir a la población hondureña sobre este tema (especialmente a los más jóvenes) ante la falta de una educación sexual científica, laica y sin prejuicio. Expertos en el tema  han demostrado científicamente que las PAE no son abortivas. La OMS (Organización Mundial de la Salud) estableció claramente que el principal mecanismo de acción de las PAE es bloquear o alterar la ovulación tal como los hacen otros anticonceptivos y que su uso también puede impedir el encuentro entre el espermatozoide y el óvulo.

Lo único que se ha logrado con la penalización de las PAE es el aumento en el número de embarazos no deseados en el país, sobre todo en las adolescentes. Las estadísticas son alarmantes: Honduras pasó de ocupar en el 2012 el cuarto puesto en toda América Latina al segundo puesto en el 2014. El país mantiene índices altos de adolescentes embarazadas, el 26,1% de mujeres entre los 20 y 24 años de edad registran haber dado luz mientras eran menores de edad. El dato aumentaría de tomar en cuenta a las adolescentes menores de 15 años de edad y  el 50% de estos embarazos son producto de una violación.

La defensa de la vida es la lucha por la legalización de las PAE y el aborto legal, seguro y gratuito.

Según la UNICEF, Honduras presenta una de las tasas de mortalidad materna más altas en América Latina y el Caribe. De todas estas muertes maternas, el 11% corresponde a adolescentes. Con la legalización de las PAE las mujeres podrían evitar embarazos no deseados, que en muchos de los casos representan la muerte de la madre debido a la combinación de las pésimas condiciones del sistema sanitario nacional y a los pocos cuidados a los que la madre puede acceder por culpa de la extrema pobreza en la que nos hunde el capitalismo.

Por otra parte la realidad nos dice que la penalización del aborto no reduce el número de mujeres que abortan, al contrario, el número de mujeres que se practican abortos en condiciones riesgosas, insalubres y clandestinas aumenta cada año. En América Latina el número de abortos en condiciones de riesgo es de 4.000.000. De todos esos abortos clandestinos el número de mujeres que mueren es de 5.000. En Honduras la interrupción del embarazo constituye la segunda causa de hospitalización de ginecología, según datos del Hospital Escuela. Por lo que la defensa de la vida promovida por sectores como Pro-vida se vuelve una cuestión de doble moral al no decir nada sobre las miles de mujeres que arriesgan su vida ya sea bien por embarazos prematuros o practicarse abortos en condiciones clandestinas.

Estar a favor del aborto no significa promoverlo sino proteger la salud y la vida de las mujeres que toman la decisión de abortar. Con el aborto legal, seguro y gratuito se evitaría sobre todo la muerte de muchas mujeres pobres que no tienen los recursos para irse a practicar abortos en mejores condiciones al extranjero como sí lo hacen las mujeres burguesas.

Por lo que penalizar las PAE, al igual que penalizar el aborto, es penalizar la facultad de las mujeres a decidir sobre sus cuerpos, poner en riesgo sus vida y violentar el derecho de la mujer a elegir el momento de su maternidad, si la ejerce o no, más cuando  es producto de una violación. Y así como luchamos por el derecho al aborto legal y gratuito para aquella mujer que lo decida, defendemos también el derecho a guarderías gratuitas en los centros de trabajo y estudio, el no despido de trabajadoras embarazadas, ampliar la licencia de maternidad y mejores condiciones de trabajo para las mujeres que decidan ser madres y una educación sexual científica, laica, sin tabús  y con acceso para todas y todos.

Hoy  la lucha por la legalización de las PAE significa un avance importantísimo en materia de derechos de la mujer trabajadora, por lo que llamamos al movimiento popular, organizaciones feministas, a unir fuerzas luchando en las calles por la legalización de las PAE y su acceso de manera gratuita en los centros de salud, con la información adecuado sobre la misma y el juicio y castigo para los violadores de niñas y mujeres. A si mismo llamamos a la bancada del partido Libre a no hacer solo una lucha parlamentaria sino más bien que se sumen a la iniciática de una movilización a favor de las PAE.  No basta únicamente concentrar fuerzas en el Congreso Nacional, más cuando no podemos confiar ni un centímetro en que los mismos nacionalistas que las penalizaron en 2009  sean los que hoy las legalicen de nuevo.