jueves, 17 de abril de 2014

Reorganicemos el movimiento popular preparando un Paro Cívico Nacional

El PST propone a los luchadores y luchadoras del
país la organización de un masivo Paro Cívico Nacional.

Comité Central del PST.

En la actualidad el gobierno de Juan Orlando Hernández (JOH) hace lo que quiere sin freno alguno. Las siguientes son algunas de las medidas tomadas por JOH en sus primeros dos meses de gobierno: Ha aplicado el “paquetazo” que aprobó el Congreso en enero, encareciéndolo todo.Ha comenzado también la fusión de instituciones del Estado con la pérdida de muchos empleos y programas de defensa de los derechos. Entidades descentralizadas o autónomas como el IHSS, la ENEE, el SANAA, Hondutel y Obras públicas están siendo intervenidas, o lo serán pronto, con el objetivo de privatizar sus servicios públicos o para saquearlas en beneficio de transnacionales o de la banca privada. También ha extendido el dominio de las Fuerzas Armadas, no sólo sobre la policía (con la Policía Militar) sino al conjunto de instituciones de justicia y seguridad, mediante la creación de las Fuerzas Nacionales de Seguridad Interinstitucional (FUSINAs) coordinadas por los militares. Por otro lado, se ha anunciado la primera Zona de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE) o “ciudad modelo” en Choluteca, violando la soberanía nacional.

Se han aprobado leyes que cercenan la libertad de expresión, el derecho de información y el derecho a la privacidad de las comunicaciones. Ha iniciado el desmantelamiento de las organizaciones magisteriales y profundiza la represión contra las organizaciones campesinas e indígenas. Y para poner la cereza sobre el pastel, la Secretaria del Interior y de Población cancelaráen junio la personalidad jurídica a miles de organizaciones de sociedad civil. ¿No es suficiente con esto?

Las dirigencias tradicionales fracasan, pero las bases resisten


La larga lista de medidas contra el pueblo continúa sin fin, sin que mueva un dedo la máxima dirigencia del FNRP. En cuanto a su “brazo político” (el Partido LIBRE),con una fuerte representación en el Congreso Nacional, comenzó haciendo mucho ruido pero ahora son “mansas palomas”. Ni siquiera una protesta o al menos un comunicado, para hacer resistencia a ninguna medida del régimen. Mucho menos cabe esperar algo de las traidoras dirigencias de las centrales obreras, que se han vendido a la patronal y al gobierno, aprobando cuanto “consenso” quieren los empresarios. El estado en que se encuentran esos dirigentes es patético: o se venden o van detrás de caudillos burgueses como Mel Zelaya, que pacta con el gobierno, y los pocos que luchan, son marginados de las organizaciones.

Aunque el panorama no pinta bien, no todo está perdido. Por fortuna, todavía hay voluntad de lucha en miles de dirigentes de base a nivel nacional, que se encuentran enfrentando los embates del gobierno y de la burguesía.Hay que ver cómo luchan las comunidades indígenas de San Francisco de Opalaca, en Intibucá, contra la imposición fraudulenta de un alcalde; o el heroísmo de la resistencia indígena lenca del COPINH en Rio Blanco y de las comunidades de Arizona y Florida, en Atlántida, organizadas en el Movimiento Amplio por la Dignidad y la Justicia (MADJ)contra la instalación de represas hidroeléctricas; la resistencia de las comunidades garífunas de OFRANEH en Colón contra la instalación de la Ciudad Modelo, o de las bases campesinas de CNTC en Yoro, Cortes, Santa Bárbara, Choluteca y por supuesto, la heroica resistencia del campesinado del Bajo Aguan; la oposición del STENEE y del SITRADEI a los procesos de privatización de sus instituciones; o el proceso de reorganización del magisterio que se impulsa desde el Taller Pedagógico “Pablo Freire” a nivel nacional, entre otros dignos ejemplos. Estas son las reales alternativas frente a la postración de las cúpulas del FNRP y de las centrales sindicales. Es a ellas que hay que apostar.

La propuesta del PST a los sectores que luchan


Frente al fracaso de los burócratas, las bases estamos obligadas a unirnos y movilizarnos para reconstruir el movimiento social en Honduras, si es que queremos mantener nuestros derechos para nosotros y nuestros hijos e hijas.  Por eso, el Partido Socialista de los Trabajadores (PST), propone a las bases de las organizaciones populares y sociales en general, que AHÍ DONDE TENGAMOS DIRIGENTES VENDIDOS, AUTORITARIOS O COBARDES iniciemos un proceso de REORGANIZACION DEL MOVIMIENTO POPULAR, pero sobre nuevas bases, no haciendo más de lo mismo.

Como hacerlo. Proponemos seguir CINCO PASOS sencillos:

1.     HACER REUNIONES PARA UNIR LAS BASES 

No necesitamos permiso de ningún dirigente vendido, autoritario o cobarde para reunirnos. Debemos establecer comunicación con los otros compas de base en los sindicatos, seccionales, colectivoso comunidades, que tengan interés en reorganizar al sindicato, la organización comunitaria, la federación, la central o el frente nacional. Dialogar sobre la necesidad de hacer esta reorganización, identificar otros interesados(as), comunicarse con ellos(as). Luego hacer convocatorias, encuentros preliminares y asambleas.

2.     COLOCAR  A LA CABEZA A DIRIGENTES QUE TENGAN DISPOSICIÓN PARA LA LUCHA

En este proceso debemos colocar a la cabeza a personas honestas, que se distingan por su disposición a la lucha y al sacrificio por la causa del colectivo. Personas así las hay en todas las organizaciones, pero es necesario estimularlas, llevarlas a la cabeza y no dejarlas solas. Hay que evitar ser dirigidos por los mismos que nos tienen en esta situación. Los dirigentes que demostraron no ser útiles para la lucha, deben pasar a la última fila.

3.     ESTUDIAR LOS PROBLEMAS, Y DEFINIR PLATAFORMAS O PROGRAMAS DE LUCHA

Las reuniones deben permitirnos discutir nuestros problemas y sus causas, o sea hacer un diagnóstico. Hecho este, debemos proponer soluciones a las causas de nuestros males, las cuales se convertirán en las demandas que levantará el movimiento. Al conjunto de demandas por las cuales lucharemos le llamamos el Programa o la Plataforma de lucha.

4.     PLANIFICAR ACCIONES DEMOCRÁTICAMENTE

El Paro Cívico Nacional que proponemos debe
involucrar la toma de puentes y carreteras.
Definido lo anterior, debemos proceder a planificar las acciones. Esa planificación debe ser realista, señalar hacia quien va dirigida y con quienes se cuenta, considerando el real estado de ánimo de nuestros compañeros y compañeras, y las posibilidades de lograr un triunfo. El plan debe ser democráticamente aprobado por las bases para que pueda contar con su participación

5.     EMPRENDER ACCIONES CON CONTROL DE LAS BASES

Y finalmente, ACTUAR, hacer lo que se ha planificado con disciplina, y sobre todo, controlado por asambleas de base a las cual rendir informes, evaluar lo hecho y planificar nuevas acciones. Si es necesario, hay que cambiar los dirigentes en el camino, para que las acciones estén garantizadas. Las bases deben ser empoderadas para que sean quienes tomen las decisiones en el proceso.

Caminemos hacia un Paro Cívico Nacional


Sin embargo, las acciones aisladas no serán suficientes para derrotar la política del actual régimen. Además de estos pasos es necesario que tengamos un horizonte unitario hacia el cual marchar. Nuestro Partido propone que el movimiento popular debe reorganizar sus fuerzas para estar en capacidad de emprender una acción unificada y contundente como lo es un PARO CIVICO NACIONAL. Un paro que unifique tanto las luchas como las demandas del movimiento popular, a fin de recobrar la capacidad hoy perdida de asestarle golpe a la economía de la burguesía golpista que se cobija bajo la protección del gobierno cachureco-liberal.