sábado, 3 de mayo de 2014

Corrupción en el IHSS: un crimen de lesa humanidad

Mario Zelaya, políticos, empresarios y burócratas  sindicales,
convirtieron al IHSS en un  templo de corrupción.

Por José Domingo Godoy


El primer informe de la Junta Interventora del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) integrada por Vilma Cecilia Morales, Germán Leitzelar y Roberto Carlos Salinas, revela el estado de descomposición de este instituto, dirigido en la administración de Porfirio Lobo, por el activista nacionalista Mario Zelaya.


El saqueo del IHSS es de dimensiones colosales, y no queda espacio para imaginar siquiera la sumatoria del asalto de las demás empresas e instituciones del Estado, que no han sido y no serán intervenidas. Por otro lado, confirma dos hechos centrales: la deuda del Estado y de los empresarios (solo el Estado debe L 2,720.47 millones) y el verdadero propósito de los fideicomisos que no es más que el de la privatización del Seguro social.

La parte visible del saqueo


Los fideicomisos fueron utilizados para hacer compras “no justificadas y sobrevaloradas” de medicamentos y equipo. En la compra de ambulancias se gastó $692,629 millones de dólares; en el Proyecto Dimesa $118.9 millones de dólares; en el Sistema Integral Clínico Hospitalario $43.9 y $24.7 millones en otros proyectos. Los sobreprecios ascienden a 1,600 millones de lempiras y la “excusa” de los empresarios intermediarios es que cobraron caro porque el Estado no paga; argumento falso, porque en dichos contratos se establece que el IHSS deberá disponer de un depósito de un mes por adelantado, es decir, una cuota de garantía. Dicha cuota representa el 70% de los ingresos mensuales, eso explica por qué el Instituto no tiene flujo de caja ya que el gasto corriente representa L.160 millones de los L.300 millones que ingresan mensualmente.

Esos números y los hechos que registra el informe de la Comisión Interventora no aclaran el fraude. Detrás de las cuentas que se han publicado está el saqueo de los políticos nacionalistas que hicieron fiesta con los recursos y las necesidades de los derechohabientes. Es posible que con el saqueo de los fondos del IHSS y de otras instituciones y empresas del Estado se haya costeado la multimillonaria campaña electoral del Partido Nacional, sus maniobras y el fraude. Una vez más quieren diluir un delito de lesa humanidad en una discusión meramente administrativa.

El pueblo hondureño y la comunidad internacional debe conocer toda la verdad, y los responsables deben ser castigados, incluyendo el Estado.

Los responsables del saqueo están en el propio gobierno.


La podredumbre del Seguro Social tiene responsables y entre los principales figuran el ex alcalde capitalino Ricardo Álvarez, (hoy designado presidencial), su primo Enrique Álvarez Gerente Administrativo del IHSS y el prófugo ex director del IHSS Dr. Mario Zelaya. Desde luego, sus operaciones han sido ejecutadas con una mafia de proveedores y empresarios.

El mismo Ricardo Álvarez ha reconocido, su injerencia en la institución, por eso creemos que la investigación debe seguir ese curso, allí se probará si es cierto que el gobierno de Juan Orlando Hernández quiere al menos aclarar los hechos.

La incapacidad de la Policía Nacional de encontrar y capturar al Dr. Mario Zelaya y la tranquilidad de Ricardo Álvarez y demás activistas involucrados, así como la inclinación de la prensa por culpar a los trabajadores, es un presagio del desenlace de esta telenovela lo cual sería catastrófico para los intereses de la clase trabajadora.  

¿Qué hacemos?



En Honduras hay razones de sobra para convocar a una gran jornada de lucha nacional, empezando por la defensa de la seguridad social, los fondos de pensiones y todas las conquistas laborales. Por eso El PST llama al movimiento popular a conmemorar los 7 años del Primer Paro Cívico Nacional del 17 de abril de 2007 y el 60 aniversario de la Huelga de 1954, con un levantamiento obrero, campesino y popular que aplique sus enseñanzas y defienda lo que nos queda de su herencia.