lunes, 20 de octubre de 2014

Defendamos la seguridad social con una jornada nacional de lucha

La seguridad social se debe defender en las calles
con la movilización unitaria de la clase trabajadora

Comité Central del PST


La seguridad social es una conquista de la clase trabajadora, ganada a pulso desde la heroica huelga bananera de 1954 y plasmada posteriormente en el Decreto Legislativo No. 140 del 19 de mayo de 1959. Desde su creación hace 55 años, el Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) ha proporcionado servicios de atención en salud, así como un fondo de pensión, invalidez y muerte, que constituyen conquistas sociales muy apreciadas por la clase trabajadora.


A pesar de eso, la seguridad social nunca ha sido realmente financiada por los empresarios ni por el gobierno: estos acumulan una deuda de casi 3,400 millones de lempiras en aportaciones. Somos los trabajadores y trabajadoras quienes prácticamente sostenemos el sistema.

Sin embargo, hoy día la seguridad social está amenazada por la burguesía vende patria y corrupta. No bastando con incumplir sus obligaciones patronales, ahora saquea sus recursos y además pretende privatizarla mediante una propuesta de nueva ley que vendría a sustituir a la Ley Orgánica del IHSS. Su objetivo es convertir este servicio en un suculento negocio más de la oligarquía y de las transnacionales financieras.

El primer golpe: un robo para capitalizar al grupo en el poder


La monstruosa corrupción con los fondos del IHSS, recién destapada, desnuda la podredumbre del Estado burgués. Las cifras comprometidas en este escándalo son de infarto. Se ha establecido en alrededor de Lps. 7 mil millones (US$ 350 millones) el botín robado al IHSS, que fueron saqueados durante cuatro años por una banda bien organizada de funcionarios públicos y empresarios, que suma, según fuentes oficiales, alrededor de trescientas personas, entre funcionarios abusadores, testaferros, empresas fantasmas, banqueros, políticos del patio y colaboradores de toda calaña. Inclusive la información disponible indica que un partido político, sin duda el partido de gobierno (Partido Nacional), se habría beneficiado de este gigantesco desfalco al Estado.

Es imposible que la banda de Mario Zelaya haya actuado moviendo tantos recursos sin que haya contado con la venia o la “vista gorda” de funcionarios gubernamentales de mayor nivel, comenzando por Pepe Lobo y Juan Orlando Hernández, por los diputados-as, los militares, la policía, el Tribunal Superior de Cuentas, el Tribunal Supremo Electoral y el Ministerio Publico. Por ejemplo, el ex Sub Secretario de Salud Pública en Honduras, Javier Pastor, en su afán de no ir solo a la cárcel reclamó: “¿Por qué no han citado a los proveedores o a quienes decidieron las compras como la ex Designada Presidencial o la Vice Presidenta del Congreso Nacional?”; acusó además a Jorge Hernández Alcerro, cercano asesor de Juan Orlando Hernández, de encubrir a los más poderosos (“Javier Pastor involucra a otros altos funcionarios”, La Tribuna, 2 de septiembre 2014).

De hecho, a Mario Zelaya, quien es presentado como el jefe de la banda, se le reconoce, con todos sus testaferros y compinches juntos, haber dispuesto de unos 325 millones de lempiras, que es apenas el 5% del total de los recursos robados. ¿Qué pasó con el restante 95% de los fondos saqueados?

No se trata de un robo “casual” por unos cuantos delincuentes, sino de un saqueo masivo, planificado, coordinado y encubierto a gran escala por el grupo de poder en el gobierno, el cual utiliza los mecanismos oficiales para favorecer un proceso de acumulación parasitario de capital de la nueva burguesía surgida desde el Golpe de Estado, representada por Juan Orlando Hernández, a partir de los negociazos de COALIANZA y del saqueo de la mayoría, sino de todas las instituciones del Estado, de lo cual el IHSS es apenas un caso.

En el caso del IHSS, todos los implicados se “cubren con la misma cobija”, empezando por la prensa burguesa que desvía la atención hacia palillonas, testaferros y mandaderos de segunda categoría. Muestra del servilismo del Ministerio Público con la burguesía y con el gobierno, es que varios empresarios y funcionarios públicos que fueron beneficiados con estos fondos, son presentados en el juicio como “testigos protegidos” a fin de que evadan la justicia. Por eso decimos que sólo la justicia popular puede esclarecer quienes son los verdaderos responsables de estos actos.

Segundo golpe: una “Ley de Protección” para desmantelar la seguridad social pública


Es sintomático que este escándalo estalle cuando paralelamente el gobierno de JOH anuncia que se estaría creando una iniciativa para expandir la seguridad social a toda la población. Luego, la “captura” de Mario Zelaya, que nunca fue prioridad para los cuerpos de seguridad del gobierno, se hace cuando ya estaba listo el proyecto de “Ley Marco del Sistema de Protección Social para una vida mejor”. Este proyecto es totalmente lesivo al interés de la clase trabajadora y debemos impedir su aprobación en el Congreso Nacional.

Como lo han denunciado la CODEMUH y otras organizaciones populares: “Con dicha ley pretende, mediante los planes de capitalización, una sola caja de recepción de jubilaciones y pensiones lo que significa la centralización de todas las aportaciones de los diferentes Institutos de seguridad social, al mismo tiempo que establece una estratificación de los beneficios conforme al monto aportado. En otras palabras los que menos aporten irán a los hospitales públicos y los que tengan más ingresos podrán hacer uso de todos los servicios de salud, en un sistema que privatiza la seguridad social mediante la subrogación de servicios, fuente inagotable de corrupción y negociados entre los funcionarios y la empresa privada” (Manifiesto “Por una Verdadera Independencia Política, económica y social, defendamos lo nuestro. No a la privatización del Seguro Social”, 15 de septiembre de 2014).

El IHSS fue convertido en un templo de corrupción
por el gobierno cachureco y sus aliados
Aunque la nueva burguesía surgida del Golpe de Estado se lucra a manos llenas con los fondos saqueados, no es la verdadera autora intelectual de esta nueva Ley. Detrás se haya la mano no menos criminal del Fondo Monetario Internacional (FMI), quienes promueven una estrategia global de desmantelamiento de los servicios y empresas públicas. Su método es saquearlas, declararlas en quiebra, intervenirlas y luego entregar sus activos a concesionarias o a alianzas público-privadas. Desde el Golpe de Estado de 2009, el FMI ha venido presionando en el campo financiero para que los gobiernos burgueses procedan a privatizar los sistemas de pensiones existentes: el INPREMA, el IHSS y el INJUPEMP, entregándole sus recursos financieros a la banca privada nacional y transnacional. Por ejemplo, en 2012, el gobierno de Pepe Lobo intervino el INPREMA reformando su ley orgánica, con lo cual el magisterio perdió valiosísimas conquistas sociales, mientras Banco FICOHSA se benefició de la trasferencias de sus activos. Algo similar hizo en la Empresa Nacional Portuaria. El turno le toca ahora al IHSS, pero también hacen fila la ENEE, SANAA, HONDUTEL, el INJUPEMP, el INP y tantas otras.

Necesidad de una respuesta unitaria y de lucha


  • La clase trabajadora no debe contemplar impasible como destruyen nuestras conquistas. El Partido Socialista de los Trabajadores, llama a exigir al gobierno de JOH:
  • Juicio y castigo para TODOS y TODAS las personas implicadas en el saqueo del IHSS, especialmente funcionarios de alto nivel, empresarios y políticos.
  • Ante la inoperancia de la “justicia” oficial, llamamos a las organizaciones obreras y populares a conformar un Tribunal Popular que investigue y revele quienes son los más altos implicados en el saqueo del IHSS, incluidos los gobernantes Pepe Lobo y JOH.
  • Confiscación de los bienes de todos los funcionarios, empresarios y políticos responsables, y que todos los bienes recuperados/confiscados sean invertidos exclusivamente para recuperar financieramente al IHSS.
  • No a la aprobación de la nueva “Ley Marco del Sistema de Protección Social para una vida mejor” en el Congreso Nacional. NO a la privatización de la seguridad social.
  • Ruptura inmediata con el Fondo Monetario Internacional.

Exigimos al FNRP deje su pasividad cómplice y convoque a un Encuentro Nacional de todas las organizaciones obreras y populares, al cual se sumen la Plataforma de Sindicatos de Empleados Públicos y la Plataforma de Movimientos Sociales, para lanzar un Plan Nacional de Lucha Unitario para defender la seguridad social y demás instituciones y servicios públicos. Proponemos se convoque a una gran Jornada Nacional de Lucha con la participación de todas las organizaciones populares, hasta desembocar en un Paro Cívico Nacional.

Así como fue conquistada la seguridad social, así debemos defenderla, con la movilización unitaria de la clase trabajadora.