martes, 28 de octubre de 2014

UNAH: ¡Por la Constituyente Universitaria!

La ACEU se debe construir democráticamente
desde las bases estudiantiles

Por: Ovet Córdova


Desde hace cuatro años el movimiento estudiantil de la UNAH viene impulsando la convocatoria a la Asamblea Constituyente Estudiantil Universitaria (ACEU) con el objetivo de resolver el problema de la ausencia de representantes estudiantiles electos democráticamente ante los Órganos de Gobierno de esta casa de estudios.


Los métodos con los que proceden las autoridades de la UNAH se asemejan más a los de una dictadura que a los que deberían de reinar en la máxima casa de estudios de un país. Esto se puede constatar observando el acuerdo CT-89-2006 que impuso la Comisión de Transición en junio de 2006. Con este acuerdo desconocieron las elecciones estudiantiles y dejaron sin representantes a la comunidad universitaria desde ese año hasta la actualidad. Son ya ocho años sin representantes estudiantiles democráticos en los cuales la burocracia ha gobernado a su antojo; mismo período de tiempo en el cual ésta han venido imponiendo una serie de medidas que afectan directamente al estudiantado, como la exclusión de 80 mil jóvenes a través del examen de admisión, cobros por servicios administrativos, derecho de graduación y la privatización del servicio de seguridad. Sin duda alguna, la ansiada privatización de la UNAH es el principal motivo que mueve a las autoridades para mantener la autocracia a lo interno.

Durante el último y fracasado proceso electoral del año 2011, la burocracia buscó apoyo en los desprestigiados Frentes Estudiantiles -FRU, FUR y FUUD- elaborando un Reglamento de Elecciones Estudiantiles favorable a los Frentes; incluso asignándoles una partida presupuestaria de 6 millones de lempiras. El rechazo del grueso de los estudiantes fue rotundo y se caracterizó en dos tipos de respuesta:

En primer lugar los estudiantes se movilizaron contra las elecciones e hicieron distintos tipos de manifestaciones llegando a su tope con la toma de la UNAH VS en noviembre del mismo año, esta toma fue precedida de una asamblea de 1,500 estudiantes.

En segundo lugar, desde el movimiento estudiantil se planteó la iniciativa de impulsar la ACEU como la propuesta más democrática para que los estudiantes desde las asociaciones de cada carrera pudieran organizar las instancias necesarias para realizar elecciones verdaderamente participativas. La respuesta fue impresionante: 19 mil estudiantes firmaron la petición que le exige al Consejo Universitario (máximo órgano de gobierno de la UNAH) que convoque a la instalación de la Constituyente Universitaria, como lo establece la ley. La burocracia no convocó a la Constituyente y tampoco realizó elecciones democráticas, por el contrario, se impuso por sobre los estudiantes y terminó imponiendo “representantes” de “dedo”.

Todo parece una gran derrota del movimiento estudiantil, sin embargo, las jornadas de lucha del 2011 dejaron muy desprestigiados a los frentes estudiantiles ante las bases y muchos pudieron confirmar lo que veníamos sosteniendo: la burocracia y Julieta Castellanos no son unos demócratas, sino, una casta de autócratas y privilegiados que impulsan por cualquier vía el camino de la privatización de la universidad.

Han pasado algunos años, pero todavía persiste la vigencia y la necesidad de la Constituyente Universitaria. Sólo los estudiantes desde sus organizaciones de base -las asociaciones de carrera- pueden auto convocarse para refundar los organismos de gobierno y representación estudiantil. La ACEU es un derecho irrenunciable de la comunidad universitaria, los movimientos estudiantiles deben articularse para reclamar los derechos democráticos y políticos que han sido usurpados por los burócratas.


Luchemos por elecciones democráticas, contra la política de privatización y por la Constituyente Universitaria organizada desde las bases estudiantiles.