viernes, 6 de marzo de 2015

08 de Marzo: un origen clasista, solidario y combativo

Por Kely Estefanía Núñez

El día de la mujer trabajadora es un día de solidaridad internacional y un día para la revisión de la fuerza y la organización de las mujeres proletarias”.
Alexandra Kollontai, 1920

El día internacional de la mujer tiene, desde su nacimiento, un carácter de clase sumamente marcado. Y no podría ser de otra forma dado que las mujeres trabajadoras han estado en las calles, en las luchas y en las revoluciones, junto a los hombres de la clase trabajadora desde hace mucho. Entre los años 1.800 y 1.900 la revolución industrial dio paso a que las mujeres se incorporaran en masa al aparato productivo -con jornadas de trabajo excesivas y precarias-, pero también las puso en frente de las luchas por mejores condiciones de vida. Posteriormente, a inicios del siglo XX, se abrió todo un debate acalorado que movilizó a cientos de mujeres para conquistar el derecho al voto.

El 08 de Marzo de 1857 en la fábrica textil de Cotton en Nueva York, 129 obreras se organizaron y protestaron contra sus patronos. La respuesta de estos fue convertir la fábrica en una hoguera con todas las obreras adentro. En 1909, las mujeres socialistas de EE.UU. organizaron lo que se conoce como el primer día de la mujer, manifestándose en casi todo el país por sus derechos civiles y políticos que pasaban en ese momento por la aprobación del sufragio para las mujeres.

Con un carácter mucho más internacional, el 19 de marzo de 1911 en Austria, Dinamarca, Suecia y Alemania se organizan acciones a favor de los derechos de las mujeres; esto un año después de que la Segunda Conferencia Internacional de Mujeres de la II Internacional Comunista, a propuesta de Clara Zetkin, establece la organización de un día internacional de la mujer bajo el lema: "El voto para las mujeres será unir nuestras fuerzas en la lucha por el socialismo". Así es que después de varias experiencias de solidaridad internacional, con luchas y por objetivos comunes, se establece el 08 de Marzo como día internacional de la mujer trabajadora.

En Rusia, las mujeres encendieron la llama de la revolución bolchevique el 8 de Marzo, cuando las obreras de las fábricas salen a las calles exigiendo mejores condiciones de trabajo y vida. Ocho meses después de este hecho, los bolcheviques asumen el poder, marcando un antes y un después para la organización proletaria internacional.

El 08 de Marzo fue adaptado por la ONU hasta 1957, más de medio siglo después, cómo el día internacional de la mujer. Este hecho dejó dos componentes claros, el primero es un reconocimiento de las fuertes luchas de las mujeres durante décadas, pero a su vez escondía consigo el segundo componente, borrar el carácter clasista de la conmemoración para convertirlo en lo que es hoy día en muchos países: una celebración policlasista con un definido carácter burgués, construyendo una falsa ideología de que la opresión de la mujer es cosa del pasado.

La misma realidad mundial desmiente esta versión imperialista: el 70% de mujeres de la clase trabajadora a nivel mundial viven el día a día en condiciones extremas de pobreza, somos la mayoría de inmigrantes en el mundo, la desigualdad laboral se sigue reflejando cuando mujeres reciben menos paga que un hombre por el mismo trabajo, en la discriminación laboral por embarazo y en la doble o hasta triple explotación, como trabajadoras y amas de casa. En concreto, las mujeres cada día estamos más hundidas entre la barbarie, la violencia y la impunidad.

Desde el PST consideramos que el 08 de Marzo debe ser un día más de combate por los derechos de las mujeres, y a esta tarea se debe sumar el movimiento popular, combatiendo el machismo desde todos los frentes, la casa, las organizaciones y en la sociedad. Pero también estamos seguros que para emancipar a la mujer hay que destruir de una vez por todas al desgarrador sistema capitalista, y acabar así con las condiciones materiales que motivan a explotar y oprimir a la mujer en beneficio del capital. Debemos forjar una nueva sociedad basada en la propiedad común y la socialización del trabajo doméstico; nuevos hombres y mujeres capaces de respetarse y desarrollarse mutuamente.


¡Este próximo 08 de Marzo, a las calles por más luchas!