lunes, 2 de marzo de 2015

LA VERDADERA OPOSICION ES LA LUCHA POPULAR

La supuesta "oposición" aún no ha ganado nada estratégico a favor del pueblo. 
El 24 de febrero recién pasado, los partidos Liberal, PAC, LIBRE y PINU, anunciaron la firma de un pacto que, según sus palabras, “cambiaría la historia de Honduras”. El comunicado conjunto que emitieron contiene tres numerales, de los cuales el tercero expresa la intención central del comunicado. Ahí se plantea iniciar los consensos para que la totalidad de los vicepresidentes, secretarios y Prosecretarios de la nueva Junta Directiva del Congreso Nacional, que por ley entrara en funciones en enero próximo, este conformada por diputados y diputadas de los 4 partidos políticos” de la oposición.

MAS HOJAS QUE TAMAL

Lo primero que llama la atención es que la “oposición” busca copar la mayoría de cargos de la Junta Directiva del Congreso en enero 2016, pero no se propone desde ahora limitar el poder de la Presidencia del Poder Legislativo, en manos del Partido Nacional, el que, como es sabido tiene facultades que le dan un poder casi absoluto. Ese poder es un obstáculo enorme para hacer viable la presentación y aprobación de iniciativas de ley en beneficio del Pueblo. Si bien es cierto que ese cargo es electo por 4 años y no puede ser destituido por ningún mecanismo ordinario (salvo el Juicio Político para el que la oposición no tiene la mayoría necesaria), perfectamente podrían limitarse sus funciones porque estas dependen de la Ley Orgánica del Congreso Nacional (Decreto 363-2013), que es una ley secundaria cuya reforma es plausible por mayoría simple.  Si no lo hacen, no importa que la “oposición” tenga el resto de cargos directivos, el Presidente del Congreso, Mauricio Oliva, amparado en el artículo 22 de dicha Ley, seguirá estableciendo y modificando la agenda a su antojo (numeral 15); abrirá, cerrara y clausurara las sesiones del pleno cuando quiera (numeral 2), y firmara los decretos, actas y resoluciones de ese poder del Estado que le venga en gana (numeral 21).

El segundo aspecto que llama la atención es la pobreza del contenido de este Acuerdo en relación con los intereses del pueblo hondureño, pues no menciona ningún compromiso serio más que luchar por tener cargos directivos. Es inevitable preguntarse: ¿Eso es todo? ¿Acaso no hay temas más importantes para beneficiar al pueblo, que pretender estar en la Junta Directiva del Congreso Nacional? Y como se lo proponen hasta enero de 2016 ¿a qué se dedicara la oposición mientras tanto? No se ve compromiso alguno por ningún lado.

Sobran problemas a los que es necesario dar respuesta en este momento. Paquetazos económicos, privatización de empresas del Estado, “Ciudades Modelo”, trabajo por horas, el concesionamiento de los recursos naturales y la infraestructura, la entrega de los servicios de salud y educación a la empresa privada, la ausencia de una transformación agraria, son algunos de esos problemas, entre otros tantos. Pero ninguno parece ser de interés de los Partidos “opositores”, pues en sus cabezas no hay otros temas más importantes que la directiva del Congreso, la Corte Suprema, el TSE, la segunda vuelta electoral, etc.

Eso lleva a otra pregunta ¿Por qué les interesa tanto tener acceso a la burocracia del Estado, y no revertir las agresiones neoliberales contra el pueblo? Lo hemos expresado antes y hoy lo reafirmamos: A los partidos mal llamados “opositores” no les interesa enfrentar al absolutismo de JOH en el Congreso, ni revertir los golpes contra las conquistas de la clase trabajadora y el pueblo, porque en diferentes momentos y circunstancias todos han hecho pactos con JOH y lo han apoyado en algunos aspectos de su estrategia neoliberal, y quienes dicen oponerse de palabra, en los hechos no la enfrentan. Recuérdese que al menos tres de los cuatro partidos firmantes del comunicado, especialmente el Partido Liberal, aprobaron con su voto muchas de las medidas antipopulares que JOH llevo al Congreso; y en el caso de LIBRE, que voto en contra de muchas de esas medidas, desmovilizo a sus bases durante años para no luchar en su contra, o sea que en los hechos lo consintieron.

En el fondo, lo que quieren los dirigentes de la mal llamada “oposición” no es hacer tal, sino  compartir el poder con JOH y presionarlo para buscar “consensos” con él; eso les permitiría de alguna forma compartir también las ganancias que dejaran los negocios neoliberales. Incluso ahora hablan de la necesidad de un “Dialogo Nacional” y de un “Pacto Social” con el gobierno. No hablan de salir a luchar porque su método es la componenda y la conciliación de clases, no la lucha popular. Eso ocurre porque estos son partidos burgueses, o sea partidos al servicio de los empresarios, dirigidos por empresarios o por políticos con mentalidad empresarial. Ninguno de ellos responde realmente a los intereses de la clase trabajadora y del pueblo explotado y oprimido de Honduras. Por eso decimos que el pueblo hondureño, y en especial la clase trabajadora, no puede seguir teniendo ilusiones en que una oposición conformada por partidos burgueses resolverá sus problemas. Para esto es necesario que los obreros y campesinos construyamos nuestro propio partido, un partido de la clase trabajadora.

CONSTRUYAMOS LA VERDADERA OPOSICION PARA LUCHAR

El mismo día que se emitió ese comunicado, los Presidentes de los cuatro partidos “opositores”, a iniciativa del Colegio Médico de Honduras (CMH), firmaron un acuerdo con ese gremio profesional en el que se comprometieron a impedir la aprobación de la Ley Marco del Sistema de Protección Social, que actualmente se discute en segundo debate en el Congreso Nacional. A diferencia del comunicado de los partidos, este último acuerdo si lleva a algo concreto a favor del pueblo. Pero ¡Ojo! fue iniciativa del Colegio Médico de Honduras, no de los partidos burgueses “opositores”.

Los compañeros y compañeras trabajadores de la salud con esa acción nos indican como proceder ante la llamada “oposición”. Todas las organizaciones populares debemos exigirles que se dejen de componendas con el gobierno de JOH y que utilicen su mayoría absoluta en el Congreso para reducir a su mínima expresión las facultades de la Presidencia del Poder Legislativo y de esa forma revertir y frenar las medidas neoliberales que fueron aprobadas en la anterior legislatura y en la actual, e introducir iniciativas de leyes en beneficio de los obreros(as), los campesinos(as), desempleados, gremios profesionales, etcétera. Debemos exigirles que no se deben limitar a buscar curules en la Junta Directiva del Congreso ni esperar hasta el 2016 para actuar. Para empezar, deben impedir con su voto mayoritario en el Congreso la aprobación de la nueva Ley de seguridad social, impedir el plebiscito en favor de la Policía Militar que pretende aprobar JOH e impedir la reforma al artículo 239 que conduce a la reelección de JOH (hoy en manos de la Corte Suprema de Justicia y que pasara pronto al Congreso). Si no lo hacen, demostraran que solo hacen demagogia y que son comparsas del régimen.

Pero aun así insistimos: la clase trabajadora no puede confiarse que la “oposición” será consecuente en la lucha contra el gobierno; la práctica ha demostrado que muchos diputados y diputadas “opositores(as)” tienen un precio por el cual están dispuestos a venderse, como se demuestra con las frecuentes deserciones en las filas del Partido Liberal y LIBRE. Tampoco debe hacerse ilusiones en que se podrá derrotar al gobierno de JOH solo con medidas parlamentarias pues, aunque la “oposición” llegara a tener mayoría en alguna iniciativa a favor del pueblo, JOH puede usar su poder de veto e impedir su ejecución práctica. Por eso nuestro partido, el Partido Socialista de los Trabajadores (PST), considera que LA VERDADERA OPOSICION SE CONSTRUYE EN LA LUCHA POPULAR.

Por lo anterior proponemos a los sindicatos de la salud, a la Plataforma de Sindicatos de Empleados Públicos, a las bases del Frente Nacional de Resistencia Popular, que nos unamos en un FRENTE UNITARIO contra la nueva ley de seguridad social y por la no privatización de las instituciones del Estado. Un Frente Unitario que organice jornadas de lucha popular en las calles y en los centros de trabajo y estudio, mediante un plan de movilización democráticamente votado en las bases. Solo así construiremos la verdadera oposición que derrote al gobierno de JOH y realmente cambie la historia de Honduras.
Dado en la ciudad de Tegucigalpa, M.D.C. el 1 de marzo de 2015

Comité Ejecutivo del Partido Socialista de los Trabajadores (PST)