sábado, 11 de julio de 2015

CARTA ABIERTA A LA “OPOSICIÓN INDIGNADA”


¡FUERA JOH!

Tegucigalpa, M.D.C. 23 de junio de 2015 Compañeras y compañeros de la Oposición Indignada:


En primer lugar, reciban nuestra solidaridad cuando son objeto de represión laboral y ahora paramilitar por motivo de la meritoria labor de movilización que realizan en todo el país, y por la huelga de hambre que algunos de ustedes iniciaron ayer.

Con el debido respeto, les escribimos porque apreciamos que el movimiento de Oposición Indignada está llegando a un punto en el que se vuelve necesario hacer una reflexión colectiva sobre el rumbo que lleva, con el fin de corregir errores y ajustar la estrategia general.

Somos partidarios que dicha reflexión involucre a las bases del mismo y no solo a la cúpula, y por eso el carácter público de esta carta. Asimismo, tenemos propuestas que por este medio sometemos a consideración del Pueblo indignado para fortalecer su unidad, mejorar sus métodos de lucha y democratizar la toma de decisiones.

Nuestras observaciones y propuestas son las siguientes:

OBSERVACIONES:

Sobre los objetivos del movimiento de los y las  indignadas(os)

Ustedes han dejado claro que el movimiento tiene como su principal objetivo exigir a JOH que solicite a Naciones Unidas la instalación de una Comisión Internacional contra la Impunidad (CICIH), similar a la que funciona en Guatemala; en segundo lugar, exigen la aplicación de la figura del Juicio Político para el Presidente Juan Orlando Hernández, para el Fiscal General y el Fiscal Adjunto, a la vez que les piden la renuncia de sus cargos. También exigen la destitución de los magistrados de la Sala de lo Constitucional que fueron impuestos en 2012 en un acto de usurpación de funciones  por parte del Congreso Nacional.

Sobre estos puntos, coincidimos con ustedes en lo sustantivo que es la salida del gobierno  de JOH, del Fiscal General, del Fiscal Adjunto y de los magistrados de la Sala de los Constitucional. Esto es lo que quiere todo el pueblo indignado. Sin embargo, con todo respeto discrepamos del procedimiento que proponen  para ese objetivo, en concreto: la CICIH y el Juicio Político. 

Sobre la CICIH: Pedir que el gobierno solicite a Naciones Unidas la CICIH es contradictorio  con pedir la renuncia de JOH pues este tendría que quedarse en el poder para solicitar esa Comisión, negociar con la ONU sus funciones e implementarla; además la instalación de una CICIH sin haber sacado antes a este gobierno, simplemente vendría a avalar la podrida institucionalidad existente, pues su rol seria eminentemente técnico quedando las decisiones claves, como los juicios o la implementación de las recomendaciones, en manos de las actuales autoridades . En ese sentido la idea de la CICIH se contrapone a lo que en el fondo quiere el Pueblo. Pero hay una salida: El gobierno ya dijo que no solicitara la CICIH, por tanto, ha quedado en evidencia que no tiene voluntad política; el movimiento debe darlo por agotado y pasar a otro nivel de exigencia.

Sobre el Juicio Político: Debemos recordar que se necesitaría el apoyo de 2/3 de los diputados (86 votos) para iniciar el Juicio político y destituir al Fiscal y su adjunto; y en el caso del Presidente de la República se necesitan 3/4 partes de los votos (92 votos) en el Congreso Nacional. La oposición parlamentaria al partido de gobierno no tiene esa correlación de fuerzas favorable. Entonces lo único que se lograría seria quemar ese recurso, y blindar a los corruptos para que no puedan volver a ser juzgados en ese poder del estado.

Por otro lado, no se debe  limitar la exigencia de renuncia solo a esos funcionarios y tampoco se debe creer que cambiándolos se soluciona lo mas importante. El problema de fondo es el actual sistema económico, social y político que se sustenta en relaciones asimétricas de poder. Por tanto, el movimiento indignado debe tener un planteamiento de transformación global del Estado que conduzca a luchar por un Estado de nuevo tipo, en el que la oligarquía burguesa no vuelva a tener la oportunidad de hacer lo mismo.

En resumen, muy respetuosamente les decimos: el procedimiento que han escogido y la limitada perspectiva de su propuesta actual, no conduce a lo que el pueblo quiere (que se vaya JOH y su gobierno), sino a preservar el actual orden de cosas con algunos cambios cosméticos.

NUESTRA PROPUESTA:

Para nosotros, esta oportunidad debe aprovecharse para exigir la dimisión del gobierno de JOH, completo, porque todo el gobierno es ilegal e ilegítimo, y además, delincuente. Este gobierno, nacido de un fraude electoral, una vez instalado rompió el orden constitucional al violar el principio republicano de la separación de poderes y los artículos “pétreos” de la Constitución, cayendo en la categoría de “traición a la patria” y en la “usurpación de la soberanía popular”. Por tanto, el Pueblo esta facultado para sacarlos a todos y todas del poder, en uso del artículo 3 constitucional que ampara el derecho a la insurrección popular. Las evidencias están a la vista y son suficientes, y la masa critica para lograrlo esta saliendo a las calles. No necesitamos mediaciones de ningún tipo, como la CICIH o el Juicio Político, que más bien retrasan el proceso, mucho menos abrir el diálogo con esos delincuentes.

Lo que necesitamos es diseñar de forma participativa una estrategia de lucha para echar al gobernante y toda su pandilla, basada en la movilización popular. La agenda que proponemos  para este movimiento es la siguiente, siendo solo una propuesta sujeta a ser mejorada con la participación de las bases del movimiento: 

·         Lo primero es no ceder a las tentativas para el dialogo con el gobierno porque estas buscan  que el regimen mantenga sus caducas instituciones. La consigna es una nueva institucionalidad que surja de una Asamblea Constituyente. La Embajada de Estados Unidos, la derecha golpista y un sector de las ONGs bajo el liderazgo de la Alianza por la Justicia (APJ) estan en esa jugada.

·         En lugar de eso, debemos concentrarnos en organizarnos bien desde la base, haciendo estructuras con compañeras y compañeros probados en la lucha. Solo con organización resistiremos la represion del gobierno.

·         Prepararnos muy bien para una insurrección popular, amparados en el articulo 3 constitucional, hasta sacar del poder a este gobierno delincuente.

·    Una vez sacado este gobierno corrupto, instalar un Gobierno Obrero y Campesino del Pueblo Indignado, integrado por los sectores de la población que participan del movimiento actual, con énfasis en el protagonismo de la clase trabajadora, que no solo es la mayoría de la población sino la única capaz de construir un país diferente. Asimismo, debe tenerse cuidado que en el gobierno de transición no incluya ni grandes  empresarios, políticos tradicionales de los partidos de la oligarquía, miembros de la jerarquía de iglesias, ni miembros de las Fuerzas Armadas, que históricamente han estado al servicio de los ricos.

·         Ese gobierno debe convocar a un Tribunal de Justicia Popular, integrado por hombres y mujeres  de  probada honestidad, de entre los millones que integran el movimiento indignado, para que haga un verdadero juicio a todos los funcionarios y empresarios involucrados en este y otros latrocinios en perjuicio del contribuyente, los meta a prisión y les expropie sus bienes para resarcir el daño que causaron al IHSS y otros saqueos similares.

·   Tal gobierno luego debe convocar a elecciones para una Asamblea Nacional Constituyente, originaria, popular y participativa. De esa Constituyente debe salir un nuevo orden económico, social y político que se organice en función del bienestar de las mayorías y no al revés como ocurre actualmente; en el que prive una democracia participativa directa y no “representativa” como hoy día.

O sea que la ruta no solo debe ser sacar a JOH, sino también construir una alternativa política democrática que transforme el pais y un instrumento de impartición de justicia que obedezca a los intereses del Pueblo.

Sobre el método de lucha y de toma de decisiones del movimiento

Lo primero es tener confianza en que el Pueblo con sus propias fuerzas puede sacar a JOH. No necesitamos la intervención de Naciones Unidas ni del gobierno norteamericano para lograrlo. Por el contrario, esa intervención estaría al servicio del gobierno para evitar su caída, como hacen los gringos hoy dia en Guatemala, donde hacen todo lo posible para evitar que salga el gobierno de Otto Perez Molina a manos del Pueblo.

El método de lucha depende del objetivo. Si el objetivo es echar abajo el gobierno corrupto, que es lo que quiere el Pueblo, entonces las manifestaciones de antorchas y las huelgas de hambre son insuficientes. Esta bien que se realicen, pero a la par necesitamos métodos mas activos y participativos de lucha.

Nuestro criterio es que la única forma de lograr la salida de JOH es afectando los intereses económicos de la gran burguesía que ha cerrado filas en su apoyo. La mejor forma de hacerlo es organizar un gran PARO CIVICO NACIONAL que paralice la economía y que obligue a la oligarquía a sacrificar a su principal mandadero. No es un PARO solo de obreros en fabricas y de empleados públicos, que por supuesto deben estar en primera linea, sino también de campesinos, pobladores, jóvenes y mujeres que nos lancemos a trancar carreteras, tomar aduanas, aeropuertos, centros comerciales, granjas agropecuarias, instalaciones del gobierno, golpeando a la gran burguesía y a los funcionarios públicos corruptos donde más les duele.

Cualquier otra forma de lucha es valida, como las manifestaciones con antorchas, las huelgas de hambre, los plantones o los actos contra-culturales, pero por si mismas no tienen el nivel de efectividad de un Paro Cívico Nacional bien organizado. Recuérdese que este gobierno es capaz de matar de hambre a cualquier grupo de compañeros(as) antes que abandonar el poder.

Fortalecer la Unidad del movimiento y democratizar la toma de decisiones

Para hacer un PARO NACIONAL, necesitamos la incorporación de toda la población indignada, no solo de los jóvenes que espontáneamente iniciaron el movimiento; sobre todo se necesita la experiencia del movimiento obrero, campesino y popular en el movimiento, y esa experiencia se encuentra en la base del movimiento popular que hizo resistencia al Golpe de Estado, enfrentándose al régimen golpista por años.

En ese sentido, es necesario construir desde la base, la mas granítica unidad de acción entre todos los sectores, alejando las actitudes sectarias, vengan de donde vengan. El vanguardismo, el afán de protagonismo y el sectarismo solo favorecen al régimen.
           
Pero también necesita que los dirigentes que estén al frente de la lucha hayan demostrado que tienen el coraje, la sabiduría y la rectitud suficientes para movilizar al pueblo, saber interpretar lo que este quiere y no venderse al enemigo. Los timoratos, oportunistas y traidores ya conocidos deben ser sustituidos por lideres y liderezas dispuestas a a la lucha.

Por otro lado, el movimiento necesita una instancia participativa del pueblo indignado a la cual consultar la mas importantes decisiones y rendir cuentas. Afortunadamente, su actual equipo dirigente recientemente decidió organizar una gran Asamblea Nacional del movimiento de indignados en una fecha aun no determinada. Los felicitamos por esa decisión pues un movimiento tan grande y con una tarea tan colosal no puede seguir bajo la conducción de un reducido grupo que, por bien intencionados que este, no se dará abasto con lo que el movimiento requiere.

En esa linea, proponemos que primero se convoquen a Asambleas Municipales de las y los Indignadas(os) en los diferentes municipios para discutir en forma democrática  los objetivos de la lucha y la estrategia de movilización, y en un segundo momento se convoque a la gran Asamblea Nacional del Pueblo Indignado que elija una Coordinación Nacional del movimiento, defina un Pliego de demandas al régimen y establezca democráticamente un Plan de Lucha hasta sacar a JOH y su pandilla.

La tarea mas importante hoy día es organizar la base en Mesas, Coordinaciones locales o municipales,  Mesas de Indignadas-os, o como se les quiera llamar, que sean los pilares en los que descanse el edificio del gran movimiento. 

Estimadas y estimados compañeras(os):

            Tomen estas notas como un aporte constructivo al movimiento y no como amenaza al mismo. Si luchamos por un país democrático, esos valores debemos comenzar a practicarlos en la propia casa.


Comité Ejecutivo del Partido Socialista de los Trabajadores (PST)