domingo, 1 de mayo de 2016

EL PRIMERO DE MAYO Y LAS ENSEÑANZAS DE RAMON AMAYA AMADOR

A cien años de su natalicio, su tesis el Camino de Mayo es la Victoria sigue vigente

Por Juan Romero 

El 29 de abril se celebraron los cien años del natalicio del novelista y militante revolucionario Ramón Amaya Amador, originario de los campos bananeros de Olanchito, Yoro. En esta ocasión no nos detendremos en datos biográficos, ni en el análisis de sus obras literarias, sino más bien nos ocuparemos específicamente de una de sus obras cumbres, quizá el ensayo político más importante del novelista “EL CAMINO DE MAYO ES LA VICTORIA”. En este ensayo Amaya Amador establece conclusiones sobre la Gran Huelga de los obreros bananeros de 1954, haciendo una caracterización del proceso, llevando incluso a describir teóricamente las implicaciones políticas y sociales de aquella gran hazaña de la clase obrera hondureña. Establece una tesis central que literalmente plantea; “Mayo lleva impresa hacia el futuro la huella luminosa de una gran victoria de los humildes. Mayo es un camino de luchas con la perspectiva de grandiosos éxitos para el pueblo hondureño. Mayo es ya un ideal, un programa y un método revolucionario para la acción de masas por reivindicaciones de clase y por la liberación nacional.” De aquí podemos partir para considerar la vigencia de esta tesis 60 años después de que fue planteada por su autor. 

En la actualidad la clase trabajadora de este país enfrenta quizá el sufrimiento más agudo y tortuoso que haya vivido en los últimos 60 años. Grandes capas de la población sin empleo, ningún acceso a servicios de salud dignos, la precarización de la educación pública y los niveles de violencia y criminalidad insostenibles. Estas circunstancias plantean la necesidad de poner en primer orden los objetivos del Camino de Mayo y levantar de nuevo el programa de reivindicaciones, que producto de la profundización del modelo neoliberal todas las conquistas logradas en 1954 fueron desaparecidas mediante sendas leyes y decretos. 

Ramón Amaya plantea; “Sería falso y utópico ponerse a esperar soluciones positivas por otra vía que no sea la lucha proletaria” Nos preguntamos; ¿Es válida aún esta conclusión? Y sin dudarlo un solo instante respondemos firmemente que SÍ es válida hoy más que nunca. La idea de que la clase trabajadora debe reorganizarse, revigorizar su lucha, echar fuera de su dirigencia a la burocracia sindical corrupta y cómplice de los patrones, plantearse un nuevo modelo de sindicalización abandonando el sindicato de empresa y fortaleciendo el sindicato de industria, volviendo a los métodos de lucha propios de los trabajadores; los paros, asambleas, piquetes, y su arma más grandiosa la huelga general, que aunque la mayoría de las corrientes de izquierda vinculadas al partido Libertad y Refundación catalogan como utópica e imposible sigue siendo la gran salvación ante la triste vida de los obreros y obreras. 

Otra enseñanza de Amaya Amador es la independencia que deben guardar las organizaciones de los trabajadores y trabajadoras, y la expresa en pocas líneas; “vencer sin necesidad de ser obligatoriamente un apéndice de los partidos tradicionales”…“enseñando a los trabajadores la posibilidad de un asalto al cielo, la posibilidad de ser un día no lejano la clase gobernante del país”. Esta tesis dice simplemente que los trabajadores deben confiar en sus propias fuerzas, organizar partidos políticos con un programa revolucionario que exprese las necesidades históricas de la clase obrera y sus aliados, y fundamentalmente proponerse tomar el poder y construir una alternativa al capitalismo no solo dentro de las fronteras del país, esa alternativa es EL SOCIALISMO científico que planteó Carlos Marx. 

Desde el Partido Socialista de los Trabajadores PST LIT-CI, nos proponemos construir esa alternativa y le invitamos a usted a participar en esa gran tarea.