sábado, 9 de julio de 2016

DECLARACIÓN DEL PARTIDO SOCIALISTA DE LOS TRABAJADORES (PST) ANTE LOS ÚLTIMOS ACONTECIMIENTOS DEL CONFLICTO EN LA UNAH

El Partido Socialista de los Trabajadores se pronuncia de la siguiente forma ante los últimos acontecimientos del conflicto universitario: 

Ante el justo reclamo estudiantil que exige la derogación de las Normas Académicas impuestas inconsultamente, la rectora Julieta Castellanos y el gobierno de JOH lanzaron una ofensiva represiva que tuvo como resultado decenas de estudiantes heridos y detenidos temporalmente, 75 estudiantes procesados por varias causas incluida la figura de “sedición”, la suspensión del periodo académico a las carreras más beligerantes y la presencia policial y paramilitar permanente en los predios universitarios. Este ha sido el más grande intento de intimidación que la rectoría ha emprendido para tratar de sofocar el movimiento de tomas de edificios del movimiento estudiantil actitud que ha merecido el repudio nacional e internacional. 


1. En respuesta a esta política intimidatoria, el movimiento estudiantil realizó su más grande movilización de las últimas tres décadas, con la participación de miles de estudiantes y docentes, tanto en Ciudad Universitaria y la regional del Valle de Sula. Al momento de escribir esta nota, se suman también los estudiantes del Litoral Pacífico. El grito de los estudiantes es unánime: “NO A LAS NORMAS ACADÉMICAS, FUERA JULIETA”. El estudiantado ha comprendido que cualquier solución al conflicto pasa por la derogación de las Normas Académicas y la renuncia de la rectora y de la Junta de Dirección Universitaria (JDU), que es donde se originan todas las políticas neoliberales y represivas que afectan en la actualidad al estudiantado, sin mencionar que la rectora tampoco ha sido capaz de acreditar que reúne los requisitos exigidos para ocupar el cargo. Este ha sido un gran paso adelante en la consciencia estudiantil. 

2. La demostración de fuerza del estudiantado hizo fracasar la política represiva convencional del gobierno, por lo que la JDU ha operado un cambio de estrategia: ahora se camuflan de “democráticos” convocando a un “dialogo”. En coro toda la burguesía reclama a los estudiantes que se acepten los términos de la rectora, a fin de que eso desactive su movilización. Pero el fariseísmo de esta propuesta se revela en varios hechos: 

a) No se cumple con la condición puesta por los estudiantes de anular todos los procesos judiciales iniciados contra los 75 líderes y activistas del movimiento; una demanda innegociable, previa a cualquier dialogo;
b) no brinda ninguna alternativa a las carreras a las que ha cancelado su periodo académico, sino que, por el contrario, amenaza con cancelar el periodo a más carreras;
c) no ofrece el respeto a la Autonomía Universitaria mediante la salida de los efectivos policiales y paramilitares que se mantienen en la UNAH;
d) en la convocatoria de su “dialogo” incluye lo que llama “todos los sectores”, sin mencionar cuales son, lo que indica que se trata de una estrategia para dejar en minoría al movimiento en la mesa, utilizando a los “otros sectores” como una mayoría artificial, para imponerle a los estudiantes la política de la rectoría; y,
e) sin dar nada a cambio, exige que los estudiantes terminen con sus medidas de presión. 

3. Sería un error que el movimiento estudiantil acepte sentarse a la mesa en esas condiciones. El verdadero objetivo del “dialogo” de Julieta es enfriar el ánimo combativo de los estudiantes, lograr que se desmovilicen y cedan sus tomas, y no sigan planteando la salida de la rectora y
de la Junta de Dirección Universitaria. Ceder en eso dejaría al liderazgo sin su principal arma de presión y protección, y le daría un respiro a la Rectoría para que organice una contraofensiva. 

4. El movimiento estudiantil por el momento no ha aceptado el diálogo propuesto por Julieta y, en cambio, ha propuesto un “acercamiento” para evaluar las condiciones del mismo. Nos parece correcta la prudencia que han mostrado, pero respetuosamente advertimos que hay una línea muy tenue que separa ambas iniciativas, por lo que recomendamos tener cuidado de no caer en la trampa de consumir su energía en procesos infructíferos y tramposos que los distraigan de su principal fortaleza: la movilización estudiantil y los métodos asamblearios de consulta a la base. Más bien, todo este movimiento debería enfilarse a organizar una gran Huelga General de estudiantes y trabajadores universitarios para echar abajo la represión y los planes neoliberales del julietismo y del gobierno de JOH de privatizar la UNAH. 

5. La lucha de los estudiantes universitarios es una lucha de TODO EL PUEBLO, pues se trata de la defensa de la Universidad pública, a la que aspiran llegar los hijos e hijas de obreros, campesinos, pobladores, etc; es decir, de los desposeídos y explotados. Hoy día la rectora niega el acceso a los pobres mediante el examen de admisión, con lo cual anualmente excluye a decenas de miles de jóvenes, y mediante el incremento de los costos en el Plan de Arbitrios. Por otro lado, el movimiento estudiantil enfrenta un enemigo muy poderoso y unido, pues Julieta no está sola, sino que cuenta con el respaldo de todo el Estado y la burguesía, pese a las diferencias secundarias que puedan tener. Por eso, consideramos necesario que el movimiento de los y las estudiantes haga un llamado a todas las organizaciones obreras y populares a movilizarse conjuntamente en defensa de la educación universitaria, bajo las mismas demandas de la base estudiantil. 

6. Asimismo, es deber de las dirigencias de espacios unitarios de lucha como la Articulación Popular Berta Cáceres, el FNRP, la Plataforma de Sindicatos de Empleados Públicos, y otros similares, decir presente de forma militante, movilizando sus bases en apoyo a la lucha estudiantil. No hay motivo para que no pueda y deba darse la Unidad entre estudiantes y pueblo. 

¡Derogación de las Normas Académicas inconsultas! ¡Fuera Julieta y la Junta de Dirección Universitaria! ¡No a un diálogo tramposo! ¡Representantes estudiantiles electos por la base y no impuestos de dedo! ¡Anulación de los juicios contra el liderazgo estudiantil! ¡Fuera policías, militares y paramilitares de los predios universitarios! ¡Por la unidad de trabajadores y estudiantes hacia una Huelga General Universitaria para derrotar la dictadura julietista! ¡Solidaridad del Pueblo con el movimiento estudiantil! 

Tegucigalpa, M.D.C. 10 de julio de 2016
PARTIDO SOCIALISTA DE LOS TRABAJADORES (PST)
Liga Internacional de los Trabajadores (LIT-CI)