miércoles, 28 de septiembre de 2016

28 de septiembre: ¡Exijamos aborto libre, legal, seguro y gratuito!

Por Secretaría de la Mujer

Cada 28 de septiembre se realizan acciones a favor de la despenalización del aborto,  ya que a pesar de que en muchos países se avanzó en materia de legislación en otros la discusión no avanza o retrocede. Este último es el caso de Honduras dónde cada año aumentan los abortos clandestinos en condiciones insalubres, abortos  que son razón de muerte o cárcel para miles de jóvenes.


Mujeres entre la violencia, el aborto clandestino y la cárcel

Según el Observatorio de Derechos Humanos de las Mujeres en su informe “Secreto a voces: una reseña sobre el aborto en Honduras”[i] se estima que en Honduras en promedio son entre 50,000 a 80,000 abortos que se practican anualmente. Según registros hospitalarios de la Secretaría de Salud y el IHSS sólo en 2013 egresaron de los hospitales públicos del país más de 13,000 mujeres con diagnóstico de aborto. El 50% de los egresos corresponde a mujeres en edades de 15 a 24 años.

Durante 2015 egresaron 102  niñas menores de 15 años. Reportes brindados por Médicos sin Fronteras, indican que en 2015 atendieron un total de 1340 casos por violencia sexual. Cotejando datos, es probable que muchos de los abortos practicados por menores de edad estén relacionados con embarazos forzados tras una violación sexual. Se conoce también que un 30% de mujeres hubieran salvado su vida de haber recurrido a una interrupción oportuna de embarazo.

Sin importar cuál sea el motivo o la edad después del trauma, la angustia y el dolor tras un aborto, muchas mujeres van del hospital a la cárcel. Eso para las que logran sobrevivir ante el riesgo de practicarse un aborto en la clandestinidad dónde las condiciones sanitarias son deplorables.

Zika  y aborto

Como si fuesen muchas las razones por las cuales una mujer decide abortar, ahora también hay que sumar el Zika. El Zika es una enfermedad que se propagó rápidamente en el continente americano en los últimos dos años, abriendo el debate sobre legalizar el aborto en países donde no es legal bajo ninguna circunstancia. Y es que estudios recientes afirman una relación estrecha entre el Virus del Zika y el nacimiento de bebes con microcefalia, y en varios países se advierte  que las afecciones también incluyen trastornos neurológicos. En Honduras sólo en lo que va del año son 600 mujeres embarazadas con Zika, y el Ministerio de Salud anunció que se esperan 250 casos de niños con microcefalia para final de año, datos que doblan las cifras anuales.

Congreso Nacional da la espalda a las mujeres y respalda a sectores religiosos conservadores

Honduras es de los únicos cinco países que penaliza el aborto frente a cualquier circunstancia, y dónde las cifras en vez de disminuir van en un alarmante aumento. Razón que motivó a finales de mayo  a diversas organizaciones de mujeres aglutinadas en la plataforma –Somos Muchas-  a presentar una propuesta de reformas al código penal con el objetivo de despenalizar el aborto bajo tres causales: violación, malformaciones congénitas, y cuando la vida de la madre está en riesgo.

Tal como advertimos en nuestra posición el 06 de junio de este año, las y los diputados se manifestaron en contra de las reformas y muchos incluso señalaron que habría que arreciar  las penas para las mujeres que abortan y una mayor regulación de la venta de Pastillas Anticonceptivas de Emergencia (PAE) penalizadas desde 2009. Dejando en evidencia una vez más sus posturas machistas y conservadoras pero, sobre todo, su nexo indiscutible con los sectores religiosos que rápidamente se manifestaron en “defensa de la vida” aunque contradictoriamente eso implique la muerte de la madre.

Desde el PST seguimos respaldando la necesidad de legalizar el aborto bajo los tres causales planteados y la elección libre de cada mujer, sin la autorización del tutor o los padres en el caso de las menores de edad. Exigimos cárcel y castigo para los violadores de niñas y mujeres que gozan hoy de impunidad. Además, la implementación inmediata de un plan nacional de educación sexual científico y sin prejuicio ni intervención de las iglesias. Penalizar el aborto es obligar a muchas niñas y adultas a ser madres y en el peor de los casos a enfrentarse a la muerte.

¡Este próximo 28 de septiembre, salgamos todas a las calles por la despenalización del aborto, sólo la movilización organizada nos permitirá avanzar, ninguna confianza en el Congreso Nacional!



[i] Fuente: Centro de Derechos de la Mujer (CDM). Septiembre de 2015