miércoles, 10 de mayo de 2017

Un primero de Mayo contra el imperialismo y la reelección

¡No a la política recolonizadora y xenófoba de Trump!
El primero de mayo es un día para luchar y no puede ser de otra manera, porque a pesar de ser las manos de los trabajadores las que producen todo, su gran esfuerzo no se corresponde con sus condiciones de vida. En Honduras el cuarenta por ciento de la población viven en la indigencia, los hospitales públicos han colapsado, lo mismo pasa con educación, y todos los servicios públicos, la violencia castiga a los más pobres y para muchos no queda otra alternativa que irse del país; pero al mismo tiempo, los banqueros, los exportadores y otros sectores de la burguesía prosperan como nunca, principalmente los más allegados al gobierno

La calamidad en que vivimos tiene su explicación en el funcionamiento del capitalismo imperialista, el Fondo Monetario Internacional se ha convertido en el principal instrumento de saqueo y control imperial, desde luego, con la efectiva cooperación del gobierno, ellos decidieron la suerte de más de 20 mil despedidos del sector público, del recorte de presupuesto a los servicios públicos, de la devaluación y de la privatización de las empresas públicas y de nuestros recursos. Con la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, esa política recolonizadora recupera el acento profundamente guerrerista, xenófobo y antimigrante, para recuperar la economía Norteamérica a costillas de la clase trabajadora de todas las semicolonias.
El gobierno de Juan Orlando Hernández, baila al son que el imperio le toque, su política económica se basa en su lealtad con el FMI, en Honduras no hay dinero para medicinas, ni para las escuelas pero nunca se retrasa el pago a la deuda, no se investiga a ningún corrupto pero se entrega a cualquiera que pidan los gringos, ya van más de una docena de extradiciones y tiene más de 30 en lista, según él propio Hernández está dispuesto a entregar hasta sus hermanos, desde luego, a cambio de que el gobierno norteamericano apruebe su plan reeleccionista.
Por inconcebible que parezca la candidatura de JOH es un hecho, pero no lo ha logrado solo, la “oposición” es responsable, por negociar cuotas de poder en vez de llamar a derrotarlo en las calles, como lo hizo recientemente el pueblo paraguayo. Por el contrario, la política traidora de las cúpulas y de varios “dirigentes populares” los empujó a una profunda crisis y de paso les mojó la pólvora de su ruidosa Alianza electoral. Por eso, desde el PST opinamos que, en este proceso electoral la clase trabajadora no tiene por quién votar, ninguno de los partidos inscritos representa los sagrados intereses del pueblo trabajador.
Lo anterior nos lleva a volver nuestra mirada a la historia, hace cien años una gloriosa revolución socialista dirigida por el partido Bolchevique, nos enseñó que, el hambre, el desempleo, el analfabetismo y todas desgracias de la clase trabajadora, solo se pueden erradicar por la vía revolucionaria, tomando el poder para arrancar de raíz las bases y contradicciones del capitalismo; no es con reformas, ni con la tesis estalinista de la revolución por etapas que, la clase trabajadora alcanzará la libertad. La otra gran lección es que no es posible organizar la revolución sin un partido revolucionario de obreros, independiente de la burguesía, con un programa socialista y educado para la lucha directa contra la burguesía y sus gobiernos. El PST le apuesta a un proyecto de este tipo y los invitamos respetuosamente a todos y todas las compañeras de clase a conocernos y a construir juntos esa alternativa, para que un día no lejano veamos al pasado para saber cuánto hemos avanzado y como han cambiado nuestras aspiraciones

¡Por una coordinadora nacional de oposición popular contra la reelección!

¡No paguemos la deuda externa! ¡Fuera JOH!


¡Viva la clase trabajadora!  ¡Por un partido de la clase Obrera!


Comité Ejecutivo del Partido Socialista de los Trabajadores PST LIT-CI