miércoles, 28 de junio de 2017

Carta abierta a las organizaciones del movimiento obrero y popular hondureño sobre la necesidad de reconstruir la CNRP

Compañeras y compañeros del movimiento obrero y popular hondureño:

¡Reconstruyamos la CNRP!
Reciban un cálido saludo del Partido Socialista de los Trabajadores (PSTLIT). Somos una organización fundada hace más de treinta años, tiempo durante el cual hemos acompañado a la clase trabajadora en su emocionante camino por emanciparse. En esa tarea hemos tenido aciertos y sufrido reveses. Pero pese a éstos, hemos mantenido en alto las banderas de la independencia de clase, la revolución permanente y el socialismo. En nuestro XV Congreso Ordinario “Centenario de la Revolución Rusa”, definimos como principal tarea en este momento la de la búsqueda de una salida política a la crisis estructural hondureña.


Sobre el cielo de Honduras se cierne una grave amenaza que muchos creíamos superada desde la transición de dictaduras militares a gobiernos democráticos burgueses electos cada cuatro años. Esa amenaza es la del continuismo de un gobierno corrupto, autoritario y patronal. El hecho de que JOH haya participado como candidato a la presidencia en las elecciones internas del Partido Nacional del pasado 12 de marzo, no deja lugar a dudas de su interés por reelegirse a cualquier costo y seguir impulsando las políticas fondomonetaristas destinadas a precarizar los derechos laborales de la clase trabajadora, privatizando las empresas del Estado y entregando los recursos naturales al capital nacional y extranjero.

Muchas han sido las organizaciones que se han enfrentado a las medidas antipopulares del actual gobierno. Destaca aquí la heroica lucha territorial encabezada por COPINH, OFRANEH y MADJ. La del movimiento indignado que adquirió rango nacional en su lucha contra la corrupción. La intensa lucha de los estudiantes de secundaria exigiendo educación pública y gratuita. La gesta de los universitarios de la UNA, en Catacamas, que garantizó no sólo la caída del rector, también la de un modelo de universidad medieval y carcelaria. La que protagonizan ahora mismo los estudiantes de la UNAH, con sus tomas de edificios, movilizaciones, mítines y asambleas, y cuyo eje central es la caída de la rectora Julieta Castellanos y su proyecto de IV Reforma Universitaria. Sin olvidar las luchas emprendidas por los trabajadores estatales que se alzaron contra los despidos masivos; la huelga del SITRATERCO por mejores condiciones de salud; la de los obreros industriales de ZIP Búfalo y el tesonero trabajo que lidera CODEMUH por el reintegro de las trabajadoras que fueron injustamente despedidas en la maquiladora DELTA-HONDURAS. Y la mesa de indignados en El Progreso contra la privatización de los ejes carreterros.

Lo anterior es un indicativo de que la gente quiere luchar por cambiar las actuales condiciones. Si en algunas de ellas hemos sido derrotados por la patronal u obtenido conquistas parciales, es porque las mismas se desarrollan de manera dispersa, atomizada y sin el concurso y solidaridad del movimiento obrero y popular hondureño. De ahí la necesidad urgente de constituir una instancia de lucha unitaria que reúna en su seno a todas aquellas organizaciones populares dispuestas a enfrentar en las calles el proyecto reeleccionista de JOH y sus planes de hambre y miseria. Esa instancia sólo puede darse al amparo de un programa que recoja las demandas más sentidas del pueblo trabajador y de un plan de lucha que acabe con la continuidad capitalista en el país. Esa instancia es lo que en el pasado se conoció como la Coordinadora Nacional de Resistencia Popular (CNRP), con sus conversatorios y Paros Cívicos Nacionales.

La reconstrucción de la CNRP es una tarea imperiosa. Para su cumplimiento se requiere del compromiso de las distintas organizaciones obreras y populares y que éstas entreguen lo mejor de su experiencia de lucha. Los primeros pasos ya se están dando. El Padre Melo y organizaciones como el COPRUMH y el COLPROSUMAH han manifestado su interés del organizar la oposición a la reelección en las calles, tal como hemos venido insistiendo en nuestra prensa partidaria. En este esfuerzo es necesario el concurso de las bases de la Alianza Opositora, de todas aquellas compañeras y compañeros honestos y luchadores que, pese a estar convencidos de que la estrategia electoral frenará la intentona reeleccionista, pueden también acompañarnos en la difícil y urgente tarea de reconstruir la CNRP. Ellos también son bienvenidos.

No será fácil, pero somos optimistas. Si logramos reconstruir la CNRP estaremos inaugurando un nuevo momento en la lucha de clases en el país. En esa tarea estamos abocados como Partido Socialista de los Trabajadores y en su consecución esperamos contar con la participación y esfuerzo de todas y todos los luchadores.

Saludos camaradas.
Comité Central del Partido Socialista de los Trabajadores. 28 de junio de 2017.