viernes, 29 de septiembre de 2017

¿Qué hay detrás de la crisis energética?

Por: Franklin García
Agosto 2017


¡Por la defensa y rescate de la ENEE!
En diciembre de 2015 se hizo oficial la irrupción en el escenario nacional la presencia de la Empresa Energía Honduras (EEH), un consorcio colombo-hondureño que se vendría a adjudicar un jugoso contrato para operar el sistema de distribución de la energía hondureña por un período de siete años. El anuncio lo hizo JOH, quien aseguró que el contrato con EEH constituye la mejor medida de salvación ante los problemas operacionales de la ENEE, de la distribución y el recaudo. Dos años después seguimos viendo como cada día empeora el servicio, con “programación de suspensión” por mantenimiento, con alzas en las tarifas y recibos desproporcionados en el consumo.


Evidentemente la presencia de EEH responde a políticas neoliberales que tienen como objetivo la privatización total del servicio de energía eléctrica. Se puede decir lo anterior categóricamente porque la promesa de mejora no se palpa en la realidad, únicamente existen altos cobros y pésimo servicio. Y es que la política constante de JOH gira alrededor del desmantelamiento de las empresas estatales que han venido sobreviviendo a duras penas. Mientras la piñata continua, el sindicato sigue su siesta, como agente pasivo y contemplador de la privatización de la Estatal, y es que muchos son los que se han subido al tren electoral bajo la promesa equivoca que todos los problemas nacionales serán resueltos con el triunfo de la Alianza de Oposición, sin considerar que están cayendo en el juego de JOH, ya que únicamente le hacen un favor a la reelección. La realidad pasa por otro escenario. Es decir, solo estableciendo un programa de rescate de la ENEE, que tenga como eje recuperar todas las labores operacionales de la misma, haciendo hincapié –en primera instancia- en el cese al contrato de EEH.

El rescate de la ENEE no pasara por la mesa de negociaciones, ni por adjudicar concesiones antojadizas de sus funciones, mucho menos será el resultado de una victoria electoral de Nasralla; la única salida pasa por la movilización. La crisis energética que azota la realidad hondureña esconde el plan estratégico de privatizar la ENEE. Este es el escenario que está planteado con las intenciones reeleccionistas de JOH, quien sigue representando una carta favorable para una minoría capitalista. JOH ha encarnado el interés de esta minoría que quiere seguir aumentando la brecha de desigualdades sociales, en desmedro de la amplia mayoría que sufre las consecuencias privatizadora del régimen.

 Desde el Partido Socialista de Los Trabajadores seguimos confiando en la fuerza aglutinadora de un programa de lucha nacional, que nos permita plantear movilizaciones en todo el país. Y consideramos como parte de este programa de lucha nacional la presencia de la demanda por la defensa y rescate de la ENEE. Solo es en la calle y con paros laborales que se derrotaran las políticas privatizadoras del gobierno y sus pretensiones continuistas; invitamos a todas las organizaciones del movimiento popular a incorporarse a este esfuerzo común. Hoy más que nunca creemos en la fuerza de la clase trabajadora, pero subrayamos que su fortaleza radica cuando se hace presente en la trinchera de la lucha popular, con movilizaciones.


¡Por la defensa y rescate de la ENEE!

¡Construyamos un programa de lucha nacional!