viernes, 22 de diciembre de 2017

¡Para sacar a JOH, sólo se necesita la lucha del pueblo!


La insurrección popular que hoy incendia el país no es obra de un plan inteligente de la cúpula de la Alianza de Oposición, al menos no en una dimensión programada. Ni Nasralla ni Mel ni Juan Barahona han estado a la cabeza de las barricadas; la iniciativa aquí ha sido siempre espontánea, natural, de un pueblo iracundo que solo tiene a su favor un coraje ofensivo, una alta autoestima nacional y una voluntad destructiva frente al orden de cosas. Estamos de acuerdo que en el horizonte de las barricadas tan solo figura la salida de JOH, pero la salvaje represión del ejército comienza poco a poco a despertar en ellas un sentimiento antisistema que mañana puede convertirlas en aliadas de hecho de la revolución. Es interés del Partido Socialista de los Trabajadores que este movimiento de insurgencia nacional se prolongue hasta garantizar el triunfo de las masas. Para ello es urgente nuclearlas alrededor de una conducción revolucionaria que le otorgue sentido y programa a cada una de sus acciones. La superación de esa laguna constituye nuestra principal tarea. Hacia ese objetivo estamos abocados.