sábado, 2 de diciembre de 2017

Peajes, símbolo de la política privatizadora, represiva y corrupta de JOH

Por Norma Cruz Hernández

En medio de las protestas y la inconformidad del pueblo hondureño contra el fraude electoral, se ha hecho realidad una demanda que se venía planteando desde hace más de un año principalmente en la ciudad de El Progreso,  donde se había instalado un campamento permanente en protesta contra el cobro del peaje.

El peaje representa la rapaz y neoliberal política privatizadora de este gobierno que en forma avorazada, vende el territorio nacional y concesiona todos los servicios públicos a la empresa privada y en este caso concesiono los principales ejes carreteros por 20 años a empresas trasnacionales con socios serviles hondureños.
En el caso de El peaje de El Progreso, lo concesionaron a una empresa colombiana sin que esta invirtiera un centavo  en su construcción solamente vinieron a instalar las casetas y empezaron a cobrar onerosas cantidades que afectaba gravemente a la economía de las personas que transitan diariamente por esa carretera.
Aparte de este peaje en la ciudad tenían otros dos peajes en construcción y planes de construir uno más en otra entrada de acceso al litoral atlántico, haciendo planes de recaudar unos $25,000 de dólares diariamente, en cada uno de esos puestos.
Hoy y en el marco de una insurrección popular contra el fraude el pueblo en forma espontánea prendió fuego a las casetas de peaje, haciendo un recuento de cinco casetas   incendiadas por la población indignada como una muestra de repudio a este cobro que fue impuesto de una forma arbitraria.
Cabe mencionar que los peajes en Honduras los impusieron en forma totalmente ilegal  ya que violenta la libertad de circulación que garantiza la constitución y estos retenes solo enriquecen a sus concesionarios y en forma abusiva están bastante cercanos uno de otro y sometidos los cobros de una revisión anual que permite aumentar según la voluntad de los concesionarios.

Por todas estas razones, el derribamiento e incendio de los peajes ha sido una forma del pueblo de desquitarse y  demostrar su repudio a esta imposición.