lunes, 26 de febrero de 2018

Una lucha que pocos conocen: la de los trabajadores de las fincas bananeras

 Por: David Alba
Viernes, 22 de febrero 2018

Las históricas fincas bananeras una vez más son el escenario de una importante lucha por parte de sus trabajadores. En esta ocasión la huelga se desarrolla ya que la empresa Chiquita Honduras pretende empeorar la atención médica pasando la asistencia hospitalaria a una clínica localizada en otra ciudad. Dicha disposición de la empresa violenta la cláusula 13 del vigente contrato colectivo que respalda a los empleados en mantener el servicio de salud en el hospital de La Lima. 


En solidaridad con esta tenaz y justa lucha la juventud del Partido Socialista de los Trabajadores (PST-LIT-CI) hizo una actividad en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras en el Valle de Sula (UNAH-VS), el día jueves 15 de febrero solicitando el apoyo financiero para contribuir con víveres a las y los trabajadores en huelga. El domingo 18 de febrero se hizo entrega de los alimentos compartiendo está valiosísima experiencia. 

Durante la visita tuvimos la oportunidad de conversar con Franklin Archaga, uno de los 28 despedidos por la patronal. Franklin tiene 10 años de trabajar en las plantaciones bananeras y está firme en este proceso de lucha que inició el 26 de diciembre del 2017. A continuación les compartimos la entrevista con Archaga. 



¿Por qué motivo emprendieron esta lucha?
R-El motivo de lucha de los trabajadores de Chiquita Honduras es contra la violación de la cláusula número 13 cambiando los servicios médicos de la empresa a San Pedro Sula. Lo cual rechazamos debido que tenemos un contrato colectivo vigente como lo ratifica la ley en el artículo 70 (Código del Trabajo) donde es claro, que mientras un nuevo contrato colectivo no se ha firmado el anterior sigue en vigencia, por lo tanto, esta lucha es de nosotros. Estamos en contra del cambio porque implica un deterioro en lo que tenemos pactado en el contrato colectivo y no podemos renunciar a la asistencia que nos dan desde hace 70 años en la Lima. 

¿La patronal qué les ha dicho a ustedes?
R- Han respondido con represión e imposición. A nivel ejecutivo (la dirigencia sindical del SITRATERCO) firmó un acta. Desmentimos ese acuerdo, ya que en su mayoría, unos 1,800 trabajadores no hemos autorizado negociar la cláusula 13, por lo tanto exigimos que se respete y que se siga cumpliendo con el derecho a la salud establecido antes del 31 de diciembre del 2017. Hay un proceso de negociación que se está llevando a cabo. 

¿Esta acta qué menciona?
R-Esta acta menciona que ellos van a dar mejores condiciones mediante una clínica en la ciudad de la Lima, y sólo eso implica ya un deterioro. Lo que exigimos es asistencia hospitalaria y no de clínica; y aparte de eso que nos están dejando las cirugías programadas en la ciudad de San Pedro Sula. Rechazamos rotundamente y no vamos a parar. Exigimos a la empresa Chiquita Honduras por medio de sus representantes que nos respete lo que ya tenemos firmados y que cumpla el proceso de negociación. 

¿Esa acta fue firmada por los dirigentes del SITRATERCO?
R-Efectivamente, ellos llegaron a un acuerdo. No era el reclamo, no era esa la petición de los trabajadores: entonces esperamos y somos pacientes en que se modifique o se respete más que todo sería el contrato colectivo y que no vengamos con un acta a querer sobrepasar lo que tenemos firmado. Un acta no está por encima de un contrato colectivo. 

¿Cuándo fue firmada esta acta?
R-Fue firmada el 5 de febrero de este año, en la cual hicimos mención a nuestros representantes y a la empresa en reuniones que nosotros les exigimos y que hasta el último día vamos a llegar a las últimas consecuencias para que se cumpla la asistencia hospitalaria de la ciudad de La Lima. 

Con esta lucha ha habido personal despedido ¿Cuántos han sido despedidos?
R: Quisiera mencionar que yo soy uno de los despedidos, mi nombre es Franklin Darío Pacheco Archaga soy uno de los afectados; pero no vamos abandonar la lucha. Con eso no nos van a intimidar el derecho que tenemos: no pueden borrar el contrato colectivo lo que especifica el artículo 3 del Código del Trabajo. 

¿Cuántos años tiene de estar laborando en las fincas bananeras?
R: Tengo 10 años. Somos 28 compañeros despedidos que ellos tienen ahí ilegalmente (Chiquita Honduras) debido a que tampoco lo están haciendo basado en la ley. Nosotros estamos en un reclamo justo y de acuerdo con la justicia, que el ministro de Trabajo Carlos Madero lo hace ley en los contratos colectivos: cuando él ya plasmo su firma y su sello en la parte donde firman la empresa y nuestros representantes, por lo tanto, solo les exigimos que sean más formales y al ministro que solamente le dé cumplimiento y que siga cumpliendo hasta que se firme uno nuevo. 

¿Cómo están con la defensa legal de los despidos?
R: Cabe mencionar que nosotros tenemos al abogado Salvador Espinoza, nuestro apoderado legal del Sitraterco. Él ha manifestado que está haciendo su trabajo y confiamos plenamente en la capacidad de él y, por lo tanto, no tenemos miedo. Nosotros estamos con más fuerza. De esta forma no nos van a hacer retroceder e intimidar con los despidos o actas de descargo; por lo cual seguimos manteniendo la oposición y seguimos reclamando lo que es la asistencia hospitalaria y las 13 especialidades en la ciudad de La Lima como lo especifica la cláusula Nº13 del contrato colectivo. 

¿Cómo visualizan la lucha en los próximos días?
R Tenemos más compañeros incorporándose a la lucha. Los 53 días que llevamos nos da más fuera para seguir en la lucha. Quiero mencionar que los compañeros en ningún momento están desmayando como la empresa aduce que hay personas que quieren trabajar. Queremos que nos presenten la lista de las personas que quieren trabajar y nosotros vamos a comprobar eso mediante listado y queremos ver si es cierto porque nosotros tenemos firme todas las ochos bases de este sector de La Lima. 

¿Qué ha pasado con las fincas Omonita y Cobb?
R-Las otras dos bases que están en la parte de El Progreso, Yoro finca Cobb y Omonita las tienen reprimidas con policías y con la seguridad de la empresa para que trabajen bajo amenazas que no es lo correcto. Ellos empezaron a trabajar a los 40 días debido a amenazas e intimidaciones en las que nosotros no caímos, no vamos a caer y no nos van intimidar con eso. 

¿Qué llamado le hacen al pueblo para que apoyen la lucha?
R: Hacemos el llamado a las organizaciones que no están enteradas del problema, que nos escuchen y que nos apoyen ya sea mediante comunicados para que esto salga a la luz pública. Tenemos pocos recursos y estamos prácticamente trabajando con las uñas; pero si esperamos el apoyo mediante comunicados, denuncias a nivel internacional ante la OIT que es una organización que nos avala y nos respeta nuestros derechos de los convenios que tenemos ratificados por la OIT. 

-Si usted desea apoyar la lucha lo puede hacer a través de nuestra organización. Nosotros estaremos entregando su apoyo a las y los compañeros que mantienen la lucha por su defensa a la salud- 

“La lucha no se gana comiendo bien, no se ganan festejando: se ganan sufriendo; se gana si es posible comiendo tortilla con sal y cuando no hay tortilla con solo la sal” 
 Franklin Darío Pacheco Archaga.