jueves, 31 de mayo de 2018

La MACCIH llegó a Honduras por órdenes del imperialismo para apoyar al gobierno de JOH

Opinión
En 2013, la gente salió a las calles a manifestarse en contra del saqueo al IHSS. Estas acciones, lideradas por los antorcheros indignados, rápidamente se convirtieron en un fenómeno de masas que empalmó con el cansancio y el hartazgo que la sociedad venia acumulando después de tantos años de corrupción y podredumbre. 

La solución que proponían los líderes de este movimiento para acabar con la corrupción se reducía únicamente a reclamar la instalación de la CICIH, una instancia adscrita a la ONU que emulara lo realizado por la CICIG en Guatemala. Esa exigencia no fue concedida y en reemplazo la OEA suscribió con el gobierno de JOH la creación de la MACCIH. 


Por su origen y la forma en que fue creada, los hondureños no podíamos esperar mucho de la MACCIH. Tras dos años de presencia en el país la corrupción sigue campeando. Muchos actos deleznables se han cometido sin que los enviados de la OEA alzaran la voz, lo que demuestra que este organismo del imperialismo tampoco está dispuesto a combatir la corrupción. Peor aún, queda la sensación de que las escasas veces que la MACCIH actuó lo hizo con el propósito de desviar la atención frente a problemas urgentes de la realidad nacional, como fue el fraude electoral. 

Todo lo anterior demuestra que fue un error confiar en la OEA, que este es un organismo al servicio del imperialismo y que como tal colabora en el sostenimiento del gobierno de JOH. Misiones de esta naturaleza no resolverán nuestros males de país, por el contrario, los agudizarán. Para combatir la corrupción el primer paso a dar es el derrocamiento del actual gobierno, eso solo se logra organizándose y luchando.