lunes, 14 de mayo de 2018

¡No al aumento de los diputados! ¡Aumento general de salarios para la clase trabajadora! ¡Que todos los políticos ganen como un profesor!

Los actuales diputados han hecho una verdadera piñata de los recursos públicos. Estos representantes de la burguesía han hecho y deshecho con decenas de millones de lempiras, justo en momentos donde el conjunto de la clase trabajadora hace esfuerzos extraordinarios por sobrevivir día a día, luchando contra el encarecimiento de la canasta básica, los abusivos aumentos y privatizaciones de los servicios públicos y con míseros salarios que no alcanzan para llegar a fin de mes.
Mientras el pueblo está sumergido en un torbellino de pobreza y violencia, los diputados desde sus cómodos curules se acaban de 'regalar' un jugoso aumento salarial por el orden de los 50,000 lempiras mensuales debido al 'gran esfuerzo' que realizan. Hoy día en el Congreso Nacional no hay ni un tan solo diputado o diputada propietaria que gane menos de 50 mil lempiras, sin importar si llegan a trabajar o no, siendo el máximo salarial los 93,000 lempiras que se receta Mauricio Oliva, presidente del Congreso. Estos salarios no incluyen los jugosos subsidios que de tanto en tanto se otorgan los diputados para 'realizar obras sociales', como los 50,000 lempiras que se dieron hace pocas semanas. Es decir, con el aumento que se están recetado en el Congreso, empezaremos a ver fácilmente salarios de hasta 150,000 lempiras, y dejaran de existir los salarios de menos de 100 mil lempiras al mes.

En el Partido Socialista de los Trabajadores PST convencidos estamos que es la clase trabajadora la que mueve económicamente nuestro país. Que el Congreso, al contrario, ha demostrado ser una cueva de alimañas al servicio directo de JOH, y desde donde se han realizado una batería de decretos que le ha quitado conquistas históricas al pueblo. En lugar de premios salariales, muchos diputados y diputadas deberían estar cumpliendo condenas carcelarias por su participación directa en escandalosos casos de corrupción.

Por eso desde el PST nos oponemos rotundamente al aumento salarial de los diputados. No se lo merecen ni jamás se lo merecerán. Contrario a esto, estamos por combatir la desigualdad y pobreza que existe en el país proponiendo un aumento general de salarios que se iguale al precio de la canasta básica familiar, para garantizar así que ningún trabajador ni su familia pasen hambre. Esto serviría también para compensar la inflación económica que ha subido kilométricamente desde el Golpe de Estado de 2009 a la fecha.

Cerramos diciéndole a los diputados y diputadas que hoy día se declaran de oposición, que muestren coherencia entre sus palabras y acciones, y que se opongan claramente al aumento de sus salarios; que además no esperen más tiempo para proponer en el Congreso el aumento general de salarios que tanto urge para el pueblo, que propongan también una reducción de salarios para que todos los políticos empiecen a ganar como un profesor, para ver si logran sobrevivir con estos salarios de hambre. Si las y los diputados de oposición se atreven a levantar estas propuestas, las organizaciones debemos movilizarnos en las calles para lograr conquistarlas. La pelota la tienen ellos en sus pies ahora.