sábado, 2 de marzo de 2019

Lo que está detrás del traslado de la embajada de Honduras a Jerusalén


JOH y Netanyahu, dos dictadores amigos
Recientemente el Primer Ministro sionista Benjamín Netanyahu y el dictador Juan Orlando Hernández pactaron el traslado de la Embajada hondureña, actualmente ubicada en Tel Aviv, hacia Al-Quds en Jerusalén. El retroceso de la política injerencista de Washington en el mundo árabe y las consecuencias que esto genera para Israel, ha provocado que Netanyahu encabece una avanzada diplomática internacional para que Jerusalén sea reconocida como la capital del enclave estadounidense en medio oriente.

Por Ovet Córdova
JOH y Netanyahu persiguen fines distintos, sin embargo sus intereses se cruzan caminos con los del imperialismo norteamericano. El régimen cachureco busca el favor de los EE.UU. en un clima difícil, ya que urge de financiación para estabilizar la situación política interna que le es muy adversa. Trump lo presiona fuertemente, asegurando públicamente que el gobierno hondureño no hace nada para evitar las caravanas migratorias, lo acusa, además, de corrupto y le amenaza con suspenderle todas las ayudas de seguir esta situación. Además JOH enfrenta escándalos de corrupción destapados por agencias tuteladas por la Embajada yankee[i], que señalan a funcionarios de su partido, entre ellos su hermana, Hilda Hernández, que según investigaciones era la directora de una red de corrupción que drenó fondos públicos para la pasada campaña presidencial. Igualmente su hermano, Tony Hernández, fue apresado recientemente en Miami, siendo señalado por la DEA como un importante capo del narcotráfico.
Por su lado, a Netanyahu, con una década en el poder, le urge recuperar terreno en un ambiente lleno de tensiones para los intereses territoriales del sionismo. Su gabinete que es considerado el más derechista de los últimos tiempos, afronta una complicada situación interna. Hay fuertes acusaciones de corrupción en su contra que dejan la incertidumbre de si podrá obtener un nuevo mandato. Recientemente el parlamento se auto disolvió para convocar a elecciones anticipadas para abril próximo, debido a que estaba a un voto de perder la mayoría en el congreso por la ruptura de su bloque de diputados. Las tensiones regionales le son más desfavorables. Sus incursiones armadas contra el territorio palestino han fracasado una tras otra, produciendo una mayor resistencia y rechazo internacional, las negociaciones de paz entre Arabia Saudita (su aliado) y Yemen (aliado de Irán), la probable salida del ejercito gringo de Siria, y la disposición de la Unión Europea para hacer negocios con el régimen teocrático de Irán son hechos que favorecen la situación de sus rivales regionales, y le ponen en una posición defensiva en el plano económico y especialmente en el militar.
La solidaridad con la lucha del pueblo palestino avanza, ya que el lobby de Trump llamado “Acuerdo del siglo” no ha prosperado. Éste apenas cuenta con el apoyo de las monarquías vasallas del Golfo Pérsico. El gobierno palestino, liderado por Mahmud Abás, la rechaza llamándola la “Bofetada del siglo”. Misma posición ha asumido la Liga Árabe, mientras en la ONU, son 128 los países que se oponen al cambio de sede por ser violentatorio del derecho internacional. La reacción del movimiento de resistencia palestino no se ha hecho esperar, las denominadas marchas del retorno se han intensificado y los enfrentamientos en la Franja de Gaza, entre manifestantes y la gendarmería de Israel son cada vez más violentas, cobrando la vida de activistas desarmados, llevando las tensiones al plano militar y provocando bombardeos recíprocos, además de enfrentamientos armados en territorio controlado por Israel y por Hamas.


[i] MACCIH, CNA  y  UCEFIC