viernes, 24 de mayo de 2019

Edickson Lemus: ¡Ni olvido ni perdón!


No puede ser más oportuna esta consigna, como en el caso de nuestro inolvidable camarada Edickson Roberto Lemus Calderón, asesinado vilmente un 24 de Mayo del año 2005, mientras se conducía en un autobús de la ruta urbana, a plena luz del día, y frente a varias personas que se conducían en esa unidad de transporte. Ese día, un sicario pagado por terratenientes, abordó el mismo bus una cuadra antes de cometer ese abominable crimen. Disparó a quemarropa y sin mediar palabras, sabiendo muy bien a quién estaba asesinando, por eso disparó en repetidas ocasiones directamente a la cabeza para no que no existiera la posibilidad que quedara vivo.
Desde ese tiempo extrañamos la voz sonora y rebelde de un compañero luchador incalificable, solidario y siempre dispuesto a dar la batalla por los estudiantes, por la juventud, por las mujeres, por su comunidad, por los obreros, pero sobre todo por sus hermanos campesinos.
Fue un asesinato muy visible en una ciudad muy pequeña, en una hora transitada, en un bus repleto de personas, del cual todos fueron testigos. Se mencionaron los nombres de una persona que lo amenazó directamente, pero hasta hoy todo ha quedado en la impunidad.
Desde las páginas de El trabajador mantenemos la memoria vigente de Edickson Roberto Lemus, y levantamos la voz exigiendo justicia, porque no puede callarse la voz de los campesinos exigiendo tierra y respeto a la vida, no puede callarse la voz de los que luchan y trabajan por la tierra.
Hoy más que nunca se hace necesario retomar el ejemplo de un luchador íntegro y solidario, valiente y rebelde, que vive y estará siempre en la memoria de los que le conocieron. Debemos mantener su ejemplo en las nuevas generaciones que deben saber que Edickson  Lemus es de los muertos que nunca mueren. Hasta el socialismo siempre, camarada. El PST, tu partido, siempre te recuerda.